El Real Madrid cree en la Liga

El Real Madrid es, de momento, el gran ganador de esta jornada de LaLiga Santander. El equipo blanco se impuso con solvencia al Eibar en el Di Stéfano (2-0) y vio cómo el Atlético de Madrid caía en el estadio del Sevilla (1-0), lo que produce un recorte de tres puntos en la renta rojiblanca respecto del eterno rival; de seis puntos pasa a ser de tres. Queda ver lo que hace el Barcelona este lunes ante el Valladolid en el Camp Nou; en función de lo que suceda en la Ciudad Condal, la fiesta del Madrid puede ser compartida o completa.

En cualquier caso, el pinchazo del Atleti en Sevilla da un chute de moral al Madrid en sus aspiraciones de competir por el título de Liga. A nueve jornadas del final del campeonato, el vestuario blanco confía en que tendrá su oportunidad si no afloja el paso. Haga lo que haga el Barcelona, el Madrid sabe que depende de sí mismo para finalizar por encima de los culés: si vencen al Valladolid, se pondrán dos puntos por encima de los blancos a una semana del Clásico (sábado 10 en el Di Stéfano). Una victoria madridista haría que rebase al Barça por un punto; si no logra vencer, un empate puede no ser malo, considerando el 1-3 de la ida, por lo que el goal-average particular quedaría asignado al Madrid, dándole el título en caso de empate.

El goal-average, clave

Ese goal-average particular goza de especial importancia en el caso del Atlético: el Madrid se llevó el derbi del Di Stéfano por 2-0 y logró un empate en los últimos minutos en el Metropolitano (1-1); ese punto que entonces supo a poco ahora se torna vital, el Madrid sólo necesita de una derrota rojiblanca y un triunfo propio para igualar las cosas y, gracias al goal-average, ponerse por encima. Todo, por supuesto, pendiente de que el Madrid siga haciendo las cosas bien en Liga, lo cual se antoja difícil con la Champions League de por medio (esta semana la ida ante el Liverpool; la siguente, la vuelta en Anfield); la tendencia, de momento, es buena, con tres victorias consecutivas y sin derrotas en Liga desde el 30 de enero.

De hecho, la siguiente jornada de Liga será vital para medir esas opciones: el Madrid tiene el Clásico ante el Barcelona y el Atleti vuelve a jugar en Sevilla, en este caso ante el Betis, una de las revelaciones de este segundo tramo de la temporada; lo hará además sin Suárez ni Llorente, sus referencias ofensivas, ambos sancionados por acumulación de amarillas. Con los resultados necesarios, el Madrid puede finalizar la jornada 30 como líder.

El calendario también juega

Luego, tocará fiarse de la capacidad propia y apelar al calendario, que sobre el papel es más asequible para el Madrid. Le esperan tras el Barcelona: Cádiz, Betis, Getafe, Osasuna, Sevilla, Granada, Athletic y Villarreal. Un camino no exento de espinas, aunque el del Atleti parece algo más empinado: Betis, Huesca, Athletic, Eibar, Elche, Barcelona, Real Sociedad, Osasuna y Valladolid. Ese duelo ante el Barcelona en la jornada 35 en el Camp Nou es clave, si el Madrid llega bien colocado puede dar el golpe final al campeonato.

El Barcelona, por su parte, tiene por delante: Valladolid, Real Madrid, Getafe, Villarreal, Granada, Valencia, Atlético, Levante, Celta y Eibar. En el vestuario del Madrid saben que el Barcelona ya ha alcanzado velocidad de crucero (13 victorias y tres empates en sus últimos 16 partidos de Liga) y, sin la Champions, sus pinchazos serán mínimos; todo pasa por ganar el Clásico y confiar en que el bache del Atlético, probablemente siga siendo el tercero en una carrera de tres al final de esta jornada; pero todavía cree en esta Liga.