Thiem templa el ambiente: «La organización hace lo posible»

Dominic Thiem vive alejado de los problemas que están afectando a tantísimos tenistas durante la cuarentena previa al Open de Australia. El austriaco, número 3 del ranking ATP, ve la situación desde la privilegiada posición que se les ha otorgado a los mejores tenistas del circuito, con muchas más comodidades que la mayoría de jugadores que están sufriendo aislamientos muy estrictos en sus hoteles de Melbourne cuando restan varias semanas para el inicio del grand slam oceánico.

Desde esta perspectiva es más sencillo templar el panorama, tal y como trató de hacer Thiem en una entrevista concedida para Eurosport Alemania: «Honestamente, para los 70 jugadores que estaban en los aviones, por supuesto es una situación muy amarga. Estarán en una seria desventaja competitiva, eso seguro. Todavía quedan nueve días hasta el comienzo del Abierto de Australia, pero en contraste para los demás que pueden entrenar normalmente, esto es una gran desventaja. No hay necesidad de discutir eso. Fue increíblemente desafortunado para ellos, y lo siento mucho por ellos. Tenis Australia y todo el país ha hecho todo lo posible para que se lleve a cabo el torneo y eso también es un logro sensacional».

Sea o no con esa ventaja inicial por poder completar mejores sesiones de entrenamiento, el austriaco aspira a llegar lejos en Melbourne, donde el curso pasado sólo Novak Djokovic pudo apartarle del título en la final. «Son tiempos muy locos, pero sabíamos qué esperar. Aquí en Australia es un poco más estricto de nuevo, lo cual es comprensible. El coronavirus está casi extinto en su país y quieren evitar que vuelva. Podemos entrenar unas dos horas al día y salir unas cuatro horas. El resto del tiempo se pasa en el hotel», resumió Thiem sobre su día a día. De cara a la competición también se verá ligeramente afectado el austriaco por los estragos del COVID-19, ya que su entrenador, Nico Massú, no estará para arroparle en la grada tras dar positivo.