Un supercampeón abonado al sufrimiento en la Copa

Este formato de la Copa lleva una guadaña al hombro y va de zarpazo en zarpazo. Atlético, Eibar, Real Madrid… hay muchos que ya no lo cuentan. El Athletic llegó a las Islas Pitiusas como equipo de moda, al haber levantado la Supercopa. Y no quería engordar la fila de los fracasados, pero estuvo a punto, muy cerca de dejar de ser el supercampeón y vivir un superbatacazo. Después de adelantarse el Ibiza y empatar el cuadro rojiblanco, cuando parecía que lo más difícil estaba hecho, los baleares comenzaron a combinar, a sacar faltas y córneres cerca del área y rondar la meta de Ezkieta. La cosa se ponía peliaguda, muy fea, y todo apuntaba a la prórroga. Una falta a Muniain alcanzó la inesperada solución. Lekue la cogió por la derecha y la envió al corazón del área, donde la enganchó por abajo muy bien Núñez para imitar al Yuri de Granada el año pasado y otorgar una clasificación agónica. La vida con drama es la que más le gusta a este equipo, como en las tandas de penalti de la campaña precedente o aquel colofón del Nuevo Los Cármenes. Ya hay otro superhéroe en el finalista de este torneo. Estreno y con susto.Están abonados al sufrimiento.

Marcelino decía que da igual cómo se pase, que lo importante es avanzar. Así que dará por bueno haberse dejado tantos pelos en la gatera. Tuvo que poner en liza tras el descanso a Muniain y Raúl García, ambos gigantes en el balón parado, para asomarse más por la meta ibicenca. Este equipo de Carcedo no es un Segunda B de tres al cuarto. Quiso ser el Alcoyano del día, además, por números luce como el mejor de toda Segunda B, con un gol solo aceptado en diez partidos.

El Athletic, con Sancet de segundo punta de inicio acompañando a Villalibre, no estuvo cómodo en el pequeño terreno de juego de hierba artificial de Can Misses, ante un Ibiza mucho mejor adaptado, quizá lo mejor era controlar e intentar conducir, en lugar de darla en largo. Un error de Vencedor, demasiado sobrado, propició un paseo celeste hasta la frontal del área y el remate fácil de Javi Pérez para hacer el 1-0. El Athletic sufría lo indecible para encadenar varios pases seguidos y sus acercamientos se reducían a centros laterales. Ante eso, un enemigo con gran trabajo en las vigilancias para evitar que Villalibre y el resto del frente ofensivo pudiera correr.

Todo lo que saca en parado Muniain lo convierte en oro, y más con un ogro en el área como Raúl García. La sociedad diabólica de la Supercopa empató en el 52 tras un córner. Con los cambios, el panorama iba girando hacia Bilbao. Pero Un nuevo despiste defensivo en un saque de esquina permitió una nueva ventaja del equipo de las Islas Pitiusas. Corría el minuto 63, y Kike López la alojó en la red, pero Sibo estaba en la trayectoria y en fuera de juego posicional. No molestaba a Ezkieta y el tanto, sin el VAR chequeando, fue anulado. El origen había sido un regalo de Berenguer, que pasó una tarde de tortura. La defensa quedó cazada por un buen bloqueo. Otra jugada maestra de un Carcedo, mano derecha de Emery muchos años y que esto sabe un rato. La decisión debió de remover la conciencia del colegiado González Fuertes, porque luego no vio un penalti claro a Williams, al que arrollaron de forma descarada en una internada en el área. Ekain probó en el 80 desde fuera del área y la eliminatoria se fue al limbo con el prodigio de Núñez.


Marcelino: «Estamos satisfechos, ha sido un partido muy complicado»

El entrenador del Athletic Club de Bilbao, Marcelino García Toral, se ha mostrado «satisfecho» este jueves por el triunfo (1-2) frente a la UD Ibiza en dieciseisavos de final de la Copa del Rey y ha destacado que «ha sido un partido muy complicado».

«Sabíamos de la incomodidad que nos iba a suponer el partido porque el rival es un buen equipo de Segunda B, los datos dicen que es el mejor con diferencia», dijo el técnico, quien recordó que el Ibiza hizo «cinco goles» al Celta de Vigo en este mismo campo.

A esa dificultad, añadió, se sumaron el «campo sintético y el viento», que lo «dificulta mucho más todo», precisó.

Marcelino apuntó que la «eficacia» prevaleció sobre «todo lo demás», y que lo más importante era que venían a buscar la clasificación ante un rival «muy difícil y lo conseguimos».

«Estamos muy satisfechos porque a nivel defensivo somos más sólidos y en ataque generamos ocasiones, algunas buenas, buenos acercamientos, pero lo cierto es que en la portería no están del todo finalizadas», indicó sobre el equipo bilbaíno.

En cuanto al gol anulado a la UD de Ibiza, señaló que, de acuerdo a una imagen que le enseñaron, «la posición del jugador del Ibiza indica que es fuera de juego».

Marcelino destacó que el equipo «se supo sobreponer a un resultado en contra» y que concedió «pocos ataques» a la UD Ibiza. «Me quedo con el trabajo, con el esfuerzo y, con lo que más, con el resultado», remarcó.

Por su parte, Unai Núñez, artífice de la victoria de los leones con un gol en el último minuto, explicó que el equipo «ha ido de menos a más».

«Sabíamos a lo que nos enfrentábamos, el equipo que es, que está haciendo una muy buena temporada en su competición. Sabíamos el terreno de juego al que veníamos y nos ha tocado adaptarnos», señaló Núñez.

Cambios

Raúl García (45′, Jon Morcillo), Williams (61′, Villalibre), Yuri (70′, Balenziaga), Dani García (70′, Unai Vencedor), Francisco Grima (78′, Kike), Ekain Zenitagoia (78′, Kwasi Sibo), Pardo (86′, Javi Pérez)

Goles

1-0, 11′: Javi Pérez, 1-1, 51′: Raúl García, 1-2, 91′: Unai Núñez

Tarjetas

Rubén (36′,Amarilla) David Goldar (52′,Amarilla) Kwasi Sibo (71′,Amarilla) Dani García (74′,Amarilla