La última exigencia de Hamilton

La renovación de Lewis Hamilton con la escudería Mercedes sigue en el aire. Las partes niegan cualquier urgencia al respecto, además de calificar como invenciones muchas de las condiciones que el británico supuestamente ha exigido para ampliar su contrato. En todo caso, lo evidente es que se aleja de la normalidad que el campeón vigente y gran estrella de la Fórmula 1 continúe sin contrato dos semanas después del vencimiento del anterior, con el inicio de 2021.

La demora y los escasos detalles facilitados son caldo de cultivo ideal para las especulaciones de todo tipo. Desde Italia se refieren a un nuevo escollo en la negociación entre Hamilton y Mercedes, más allá de su remuneración o la duración del contrato. Según ‘Autosprint’, el heptacampeón mundial pretende imponer su derecho a veto sobre el piloto que podría sustituir a Valtteri Bottas a partir de 2021, teniendo en cuenta que entre sus solicitudes se encuentra la de un contrato plurianual, con lo que en esa fecha debería seguir compitiendo.

La revista italiana explica su teoría al respecto: “No sería de extrañar que Hamilton quiera tener un papel decisivo en la elección del piloto para 2021”. Y pone el foco en un nombre propio, insinuando que no resultaría del agrado de la estrella de Mercedes: “George Russell, a diferencia de Bottas, demostró en las categorías inferiores que puede ganar con facilidad y frecuencia. Su actuación no ha pasado desapercibida para los dirigentes de Mercedes”.

En efecto, son muchas las fuentes que colocan al joven británico como la palanca de presión de Daimler frente a Hamilton. Russell deslumbró en su sustitución al campeón en Bahréin mientras se encontraba convaleciente de la COVID-19, demostrando que el potencial del monoplaza alemán resulta determinante en sus excepcionales resultados. Una opción, por tanto, disponible y mucho más económica para cubrir una posible vacante de cualquiera de los dos pilotos titulares en la actualidad.

El propio Russell tampoco duda en avivar el fuego con declaraciones sobre su capacidad, como las que acaba de realizar en ‘Autocar’: “Cuando veo una vuelta de Hamilton o Verstappen y compruebo lo que están haciendo, soy consciente de si puedo hacer algo similar o estoy alejado de ellos. Soy mi mayor crítico”.

Claramente la experiencia con el Mercedes en Sakhir le ofreció una visión diferente de la F1 a la de su habitual equipo Williams: “Los días que pasé con Mercedes me enseñaron que ser un piloto completo es mucho más que subirse al coche y conducir lo más rápido posible. Aprendí que debo mejorar mi perspectiva técnica y de márketing, intentar ser una persona y un piloto más capaz”. Apunta alto, sin duda, el británico de 23 años. Quizá incluso al asiento de su ilustre compatriota.