El Levante evita el ‘Fuenlabrazo’

Un partido de los que honran la Copa del Rey. Igualdad máxima, tensión competitiva e incertidumbre del pitido final al lanzamiento de Óscar Duarte, postrero, con el que el Levante decidió la tanda, el choque y el apuntarse a otra ronda. Ya está en octavos el conjunto de Paco López, que esta vez tuvo que marcharse sudado y con 120′ más en las piernas. No le resultó tan cómodo como en las dos fases anteriores. 

Digno rival el Fuenlabrada, que se quedó a las puertas de la gesta con un encuentro del altísimo nivel a pesar de llegar con bajas vertebrales. Con fe y un derroche de energía rebosante, comenzó asustando y se repuso con el tiempo al tanto inicial en contra (autogol de Glauder) con un movimiento win-win de Sandoval desde el banquillo en la segunda mitad. Entre Pinchi, taconazo de Disneylandia el suyo, y Garcés, que remachó la jugada, le dieron el empate a un conjunto madrileño que acabó agobiando a los valencianos, también de más a menos en la prórroga.

Puso toda la pólvora en el campo Paco López, pero ni por esas hizo tambalearse a los cimientos del conjunto norteño de Madrid. Tuvo Duarte la más clara con un cabezazo que se perdió por centímetros. También el Fuenla, con un remate al palo de Jano, aunque no valía, pero sí para meter miedo a los granas, que prefirieron guardar la ropa. En los penaltis, fallaron Garcés, héroes y villano, y Cristóbal, y el sueño quedó congelado en el hielo de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.