Jaque al Madrid desde Anfield

Hace no mucho el gran rival en el mercado de fichajes para el Real Madrid era el Barcelona, el Manchester United o más recientemente, City y PSG. Este verano será el Liverpool. El club de Anfield está echando el resto por los dos jugadores que en Chamartín se consideran estratégicos en 2021: Kylian Mbappé y David Alaba. El primero como el crack sobre el que edificar el futuro madridista y el segundo como reemplazo si finalmente Ramos no renueva. La entidad red se ha convertido en un contendiente muy poderoso. Lejos quedan los tiempos en los que el Liverpool llamaba a la puerta blanca para conseguir cedidos, como pasó en 2012 con el turco Nuri Sahin. Ahora es, como se conoce en el argot del mercado futbolístico, un top player.

«En términos económicos y deportivos, el Liverpool está en disposición real de pelear cualquier fichaje». Así lo cuenta off the record a AS un experto en transacciones internacionales. El Liverpool le está ofreciendo a Mbappé el pack completo para seducirlo. Los focos de la Premier, una competición que le encanta, un club con historia de éxitos pasados y presentes (rompió su maldición en la Premier y lo amplió con dos finales de la Champions en los últimos tres años y una Orejona, justo lo que ansía la estrella francesa) y también ir juntos de la mano en los negocios más puramente lucrativos. Nike sería su Celestina.

Klopp y Zidane, en la final de la Champions de 2018.
REUTERS

La multinacional de Oregón logró en verano arrebatarle la esponsorización del Liverpool a New Balance en un pleito que acabó con el club británico justificando en el juicio el cambio a Nike «por su impacto global». En ese acuerdo multinanual, el Liverpool pasa a recibir 35 millones de euros fijos y el resto en bonus, entre ellos la joya de la corona: el 20% de los beneficios de cada camiseta vendida. Ahí entra el potencial de Mbappé, deportista patrocinado por Nike y que acaba de unir sus fuerzas con otro astro de la casa, Lebron James… a su vez accionista minoritario del Liverpool. Unan la línea de puntos.

En su nuevo contrato con Nike, el Liverpool recibe el 20% de cada camiseta vendida. Mbappé se pagaría solo…

De esa manera, el propio Mbappé contribuiría a pagar su nuevo sueldo, que como mínimo doblará los 20,2M€ netos que cobra actualmente en el PSG. Y tendría a Klopp al mando, con el que el atacante parisino ha mostrado simpatía recíproca y un entrenador capaz de exprimir su mejor fútbol con el estilo vertiginoso de este Liverpool. Una buena manera de no echar de menos a Salah si finalmente el egipcio fuerza un traspaso como insinuó en AS.

Alaba, un alivio para Van Dijk

Klopp está devanándose los sesos en reforzar la otra punta del campo y ahí es donde entra Alaba. Como al Madrid, le viene bien su polivalencia (podría ayudar también si Robertson falta en la banda izquierda) y está por ver cómo regresan de sus graves lesiones de rodilla tanto Van Dijk, su líder supremo en asuntos defensivos, como Joe Gómez. La comunicación entre el entrenador alemán y Alaba, austriaco, no podría ser más sencilla. The Guardian asegura que en este fichaje, el Madrid también está por delante. Pero este Liverpool ha dejado de ser un segundón y está esperando un golpe de efecto en forma de contrataciones ganándole el pulso a gigantes europeos para terminar de dejarlo claro.