Laporta, candidato: «Tocará coger la maleta e ir a vender»

Jan Laporta vuelve a la carrera por la presidencia del Barcelona con un tono más pausado, conciliador, sin pasar facturas y buscando la unidad del barcelonismo mediante el regreso de la “alegría” según explicó en el acto de presentación de su candidatura bajo el lema “estimem al Barça” (queremos al Barça) que realizó en el Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau de Barcelona. Y en este aspecto, Laporta se mostró optimista respecto a a la continuidad de Messi.

Messi quiere al Barcelona y personalmente nos respetamos y nos queremos, pero no he hablado aún con él de su continuidad. Estoy seguro que dará una oportunidad al Barça. Yo hablaré con él cuando toque y sé que nos dará margen. Seguro que debe tener ofertas, pero es que las ha tenido siempre. Moratti vino a ficharle en el 2006 y me ofreció 250 millones de euros yo me negué y él dijo que no. Y ahí vi cómo quería al Barça. Nunca se ha guiado por el dinero. Ya habrá tiempo para hablar. Con una buena propuesta elegiría el Barça. A nosotros nos conoce y sabe que nunca le he engañado y cómo trato a los jugadores. Le presentaré un proyecto y él es el primero que entenderá la situación económica del Barcelona”, aseguró.

Dentro de este proyecto, la idea de Laporta es la de “trabajaremos para volver a dominar la Champions que debe de ser el objetivo de cada temporada. Nuestra relación con la Champions es de éxitos en este siglo y fatalmente se ha roto en estas últimas temporadas”.

Afirmó Laporta que los motivos de su regreso es que “quiero volver a servir al Barça porque lo quiero y creo que tengo la determinación para hacer los cambios que el club necesita. Tenemos un plan para devolver al Barça a la primera línea mediática y futbolística. Y el plan es trabajar. No nos podemos dejar llevar por las inercias. Quiero que el Barça vuelva a ser admirado y que vuelva la alegría. Este es el reto más importante de mi vida. Si me eligen lo volveremos a hacer e incluso lo haremos mejor, con una actitud humilde, generosidad y valentía”.

Laporta no quiso hablar de fichajes “porque sería una falta de respeto a los excelentes jugadores que tenemos” y lanzó un capote a Koeman, de quien dijo que “merece un respeto, es un grande del Barça y merece un margen que es su contrato”.

Laporta es consciente de la situación económica del club, pero en su estilo conciliador dijo que “no tengo previsto poner una acción de responsabilidad. No miraré el retrovisor. He sufrido esta situación y por eso no se la deseo a nadie. Judicializar el club no llevaría a ningún lado. Habrá pérdidas que no hemos generado y que deberemos gestionar. Yo no voy a ir a hacer daño. No soy así”.

Añadió que “hemos estudiado dentro de nuestras posibilidades la situación económica de la economía y es dramática, pero la revertiremos. Cogeremos la maleta y saldremos a vender. Tenemos un plan de choque detallado. Cuando volvamos a ganar la economía volverá a su cauce y será entonces cuando habrá que actuar para que los ingresos no se vuelvan a dilapidar como ha pasado históricamente. Ingresaremos menos de lo presupuestado, se pueden generar nuevos ingresos en el mundo digital, con el Barça Corporate, el Espai Barça o nuevas competiciones que puedan traer más ingresos.En un par de años podríamos volver al nivel pre COVID, pero no todo es culpa del COVID».

Laporta reividicó el legado de Cruyff: “nos enseñó a querernos como club y realizó una revolución cultural y deportiva. Gracias él hicimos nuestras palabras como título y campeones y dejamos atrás el miedo a ganar. Cruyff nos hizo ganadores y nos enseñó el gusto por el buen fútbol”.

Su mensaje de unidad fue absolutamente conciliador y lejos de buscar polémica: “Quiero unir a todo el barcelonismo sin mirar atrás y sin reproches. Somos universales sin renunciar a ser un club catalán de fútbol. Respetando la manera de pensar de todo el mundo. Aquí cabe todo el mundo y cuando digo todo el mundo es todo el mundo. Esto tiene que ser un motor de optimismo”.

No obstante, descartó pactos con otras candidaturas diciendo que “cuando presentas una candidatura los pactos ya son muy difíciles de hacer. Seguiremos con nuestro camino porque las cosas están definidas y es a los socios los que les tocará elegir entre diversos proyectos”.

Lo hizo a lo grande, en el Pabellón Domènech i Montaner del Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau, patrimonio mundial de la UNESCO “un espacio de referencia en la ciudad de Barcelona que aúna tradición y modernidad y porque quiero que sirva para homenajear al personal sanitario y a los socios del Barça víctimas de esta pandemia y porque en estos terrenos el Barça tuvo su segundo campo de juego, el del hotel Casanova”.

El acto estuvo patrocinado por la empresa de eventos musicales Primavera Sound, que apoya a la candidatura de Laporta y que donaron 25.000 euros a la Marató de TV3.