14 septiembre 2020

¿Quién tiene la culpa del peligroso accidente en cadena?

Hubo coches en todas las direcciones en la desafortunada primera resalida del GP de la Toscana tras un coche de seguridad, así que también hubo quejas hacia todas las direcciones. Se accidentaron Giovianzzi, Latifi, Magnussen y Sainz. El italiano se encontró de bruces con el danés frenando y se lo llevó por delante junto al Williams; detrás venía el McLaren sin margen para esquivarlos. Pero el problema no se reduce a estos cuatro pilotos, estaba en el centro del pelotón, donde algunos aceleraron a fondo creyendo la carrera estaba lanzada para después volver a frenar. ¿Culpa de Bottas por ralentizar en exceso el ritmo? ¿De Dirección de Carrera por no cuidar los detalles del safety car? ¿De los pilotos, por imprudencia?

Difícil extraer conclusiones, pero la peligrosidad del incidente obliga a buscarlas. Los comisarios investigaron y llamaron a doce miembros de la parrilla (además de los cuatro implicados, Kvyat, Albon, Stroll, Ricciardo, Pérez, Norris, Ocon y Russell), aunque más allá de las advertencias no ha habido sanciones. Hamilton culpó a los paneles indicadores y vio poco margen de maniobra desde que el coche anunció que se marchaba, pero Michael Masi, director de carrera, confirma que el procedimiento del safety car fue ejemplar y que estaban avisados: «Los pilotos fueron advertidos muy claramente el viernes por la noche que debían tener en cuenta dos cosas. Primero, que no adelanten al coche de seguridad antes de la entrada del pit lane. Y la segunda, inusual en este circuito, que la línea de control sobre la que ya pueden adelantar está situada casi al final del pit lane (en la meta). El líder tiene derecho a marcar el ritmo y fue muy despacio para evitar que los que estaban detrás tuvieran rebufo. No hay que culpar, hay que investigar».

Ante las quejas por falta de claridad, Masi no puede ser más contundente: «Tenemos a los mejores veinte pilotos del mundo y los pilotos júnior tuvieron resalidas similares a las de la F1 sin incidencias de este tipo». Ante quien propone obligar a Bottas a acelerar antes con una línea de safety car a la antigua, también hay respuesta: «No creo que haya que revisar la norma».

«Aceleraron a fondo y de repente pararon»

En cuanto a los pilotos, Bottas se queja porque el safety car apagó las luces (indicador de que se marcha) demasiado tarde: “No da tiempo a que abra un hueco”. Hamilton apunta “a los que toman las decisiones” porque opina que pretenden “generar espectáculo apagando las luces más tarde”. Albon ve “lógico” que Valtteri retrasase su ataque hasta el final. Esa caravana delante generó el caos detrás. Y quienes lo vivieron desde dentro tienen otra versión. Según Magnussen, “los pilotos que estaban delante (de él) fueron a fondo durante al menos dos segundos y luego frenaron”, por eso él debió parar en seco.

Llegaba Giovinazzi, que impactó con él y Latifi: «Fue muy peligroso, iba a fondo y el grupo que tenía detrás también. De repente me encontré con Kevin parado, muy peligroso». El canadiense de Williams: “Parecía que los coches de delante iban a fondo, apretamos todos, de repente pararon y al momento volvieron a apretar». Y Carlos Sainz, más reflexivo: «Alguien de la zona media, o mucha gente, pensaron que la carrera ya había empezado. El Alfa Romeo y yo estábamos buscando rebufos, estábamos corriendo ya, y de repente nos encontramos tres o cuatro coches parados en el centro de la pista». Si bien el italiano es quien más pudo hacer por evitar la carambola (porque fue el primero que chocó), es difícil cargarle toda la responsabilidad a él. De momento, incidente de carrera. Pero no quedará sólo en eso…