Ansu Fati, entre algodones

Mucho se ha hablado estos días de los motivos por los que Quique Setién decidió cerrar las puertas a jugar al ‘play off’ de ascenso a Segunda tanto a Riqui Puig como a Ansu Fati, permitiendo en todo caso que se incorporen el defensa Ronald Araujo y el portero Iñaki Peña. Hasta el último día, tanto el técnico del filial, Javier García Pimienta, como desde otros estamentos del club, se intentó convencer al entrenador cántabro para que abriera la posibilidad de incorporar a los dos jugadores del fútbol base.

Sin embargo, Setién se mostró inflexible en todo momento, poniendo como argumento principal que necesitaba a estos dos jugadores de cara al partido ante el Nápoles de la Champions del 8 de agosto tras las muchas bajas que afrontará en este encuentro: Arturo Vidal y Sergio Busquets, sancionados, Martin Braithwaite, no inscrito, y Antoine Griezmann, Samuel Umtiti, Clement Lenglet y Ousmane Dembélé, lesionados, si bien se confía al menos en recuperar a los tres primeros.

Sin embargo, en el caso de Ansu Fati esgrimió otro argumento. Y es que el delantero de 18 años lleva unas semanas quejándose de unas molestias en el pubis, que evidentemente podría agravarse en el caso de jugar con el filial y participar en la fase final del ‘play off’ de LaLiga.

Este argumento fue decisivo para que García Pimienta frenara su ímpetu a la hora de pedir al atacante. Y es que la pubalgia se suele solucionar con reposo y descanso, aparte de un tratamiento focalizado en la zona de dolor, por lo que evidentemente estos días de descanso le van a venir a las mil maravillas al jugador para llegar a la Champions en unas condiciones óptimas.

Escudo/Bandera Barcelona

En todo caso, desde el club siguen con especial atención el desarrollo de estas molestias en el pubis. Y es que hasta ahora los únicos problemas que había tenido eran en los tendones rotulianos –considerado normal al estar en fase de crecimiento-, pero en cambio estas molestias en el pubis que no acaban de remitir, sí que son más preocupantes, ya que no tienen una sintomatología definida.

De hecho, Fati ha estado parado una semana después del confinamiento, sin que el club lo comunicara, por estos problemas en el pubis y no en el tendón rotuliano como se especuló. Se tratan de unas molestias que preocupan y ocupan especialmente a los médicos, sobre todo por la juventud del jugador y su forma de jugar, que exige esfuerzos cortos pero intensos.