Increíble: Verstappen se estrella en la vuelta de reconocimiento

Que Max Verstappen no estaba cómodo con el Red Bull RB16 en Hungaroring era evidente, y que es un coche difícil de pilotar, también. Pero lo de este domingo, antes del GP de Hungría, era impensable: el neerlandés tuvo un accidente en las vueltas de reconocimiento antes de formar la parrilla para la carrera. Y no fue leve, dañó seriamente el alerón delantero y golpeó con las protecciones a una velocidad media. Su rueda delantera izquierda se clavó en el muro y los peores daños, los que casi le obligan a no tomar la salida, estaban en la suspensión delantera.

Fue en el sector 15 del circuito, en la Curva 12 y antes de llegar a la entrada a meta. El asfalto estaba deslizante porque llovió por la mañana y los coches montaban neumáticos intermedios. Tuvo varios sustos en las vueltas que completó, hasta que llegó el definitivo.

Lo más increíble es que los mecánicos de Red Bull repararon los brazos de la suspensión justo a tiempo para que comenzase la prueba. Ante la mirada de incredulidad de Helmut Marko, Adrian Newey y Christian Horner, los trabajadores del equipo austriaco instalaron las cuatro ruedas a cinco minutos del inicio de la carrera, el límite para realizar cualquier modificación sobre el monoplaza.