Hamilton y tres Mercedes más

Lewis Hamilton firmó la vuelta más rápida que se ha dado nunca a Hungaroring, y contra eso no se puede hacer nada. El campeón, excelso y a su mejor nivel en uno de sus trazados favoritos, se adjudicó una sensacional pole, la segunda consecutiva en esta temporada, con una décima de ventaja sobre su compañero, Valtteri Bottas. Superioridad indiscutible de Mercedes, de los cuatro, porque detrás de las flechas negras terminaron Lance Stroll y Sergio Pérez, por ese orden, con el Racing Point que tanto se parece al coche campeón de 2019. Se puede hablar de póquer, algo nunca visto en la Fórmula 1 moderna, y quizás contra eso tampoco se puede hacer nada. Lástima que se forme colchón entre los dos monoplazas más rápidos y sus teóricos rivales por el título.

Es posible que Hamilton no tenga contrincantes a su nivel en esta parrilla, por talento o por mecánica. El británico compite más bien contra sí mismo. Si está inspirado, es primero. Si falla, puede que sea segundo. Corre solo, contra la estadística, en busca del séptimo Mundial que ganó Michael Schumacher. Y, este domingo, desde esa posición privilegiada, corre para ganar por octava vez en Hungaroring y alcanzar el récord de triunfos en un mismo circuito, los ocho del Kaiser en Magny-Cours. La duda es si a Hamilton le divierte esta carrera contra los mitos o prefiere medirse, de tú a tú, con los pilotos que sí están en la pista.

Brotes verdes de Ferrari y noveno de Carlos Sainz

Se quedó lejos el Red Bull, errante durante todo el fin de semana y con un sobreviraje apreciable desde las cámaras ‘on board’, y progresó Ferrari, que ya es noticia, con un quinto puesto de Sebastian Vettel en la clasificación seguido por Charles Leclerc. El SF1000 se destaca en el tercer sector, el de las curvas más lentas, y al menos tendrá la oportunidad de luchar por el podio. Con el séptimo, no está muy claro por qué luchará Mad Max. Su paso atrás coincide con el de los dos McLaren: Lando Norris fue octavo y Carlos Sainz, noveno. Son posiciones lógicas para los MCL35, pero algo decepcionantes teniendo en cuenta que en las dos carreras anteriores llegaron al top-3. Con el vaso medio lleno, superaron con claridad a los Renault. Con el vaso medio vacío, luce poco el coche naranja este fin de semana y Racing Point está en otra liga. Investigan a Sainzpor una acción con Giovinazzi en la Q1 y puede caer una sanción en las próximas horas.

Bien Gasly y Russell, mal Albon

En las dos primeras sesiones clasificatorias también hubo emoción porque el asfalto mejoraba a cada pasada. El Williams de George Russell llegó a figurar tercero e hizo méritos el británico para colarse en el top-10. Saldrá 12º, con su compañero, Latifi, 15º, y no hace falta recurrir a esos libros de historia en los que Hamilton se sale para afirmar que había pasado mucho tiempo desde que los dos coches de Sir Frank superaban el corte inicial. En la Q2 cayeron también los dos Renault, con ventaja de Ricciardo sobre Ocon, y un decepcionante Alex Albon con el otro Red Bull. La historia no se repite, pero rima, y sus actuaciones sobre ese segundo coche energético empiezan a parecerse a las que forzaron el descenso de Pierre Gasly hace un año. Precisamente, el francés de Alpha Tauri sí entró en Q3 con el décimo mejor tiempo a pesar de un motor Honda defectuoso.