El Bernabéu, más índice de ocupación que el Camp Nou

El Bernabéu, que tiene un aforo de 81.044 butacas, llevaba una buena temporada en cuanto a afluencia de aficionados hasta que el COVID-19 vació las gradas de todos los estadios de España. De hecho, haciendo un estudio de la asistencia media de espectadores a los campos con mayor capacidad de nuestra Liga, el feudo madridista es uno de los que registra mejores números, En los 13 partidos jugados por el Madrid de Zidane como local hasta la suspensión de LaLiga, tras decretarse el 14 de marzo el estado de alarma, el Bernabéu había acogido a un total de 867.570 aficionados. Esto deja una media por partido de 66.736 y un índice de ocupación del 82,34%. Lo importante es que hubo un incremento de más de 6.000 espectadores respecto de la temporada pasada, donde la media de aforo por encuentro fue de 60.602. Se registraron dos llenos absolutos ante Barcelona (1 de marzo) y Atlético de Madrid (1 de febrero).

Escudo/Bandera Real Madrid

El Barcelona, que tiene en el Camp Nou el estadio con mayor capacidad (98.772), lo que le permite ser el campo que ha registrado el mayor número de seguidores. Hasta la suspensión, por el estadio azulgrana habían pasado por taquilla 1.014.604 aficionados, con una media de 72.471 por partido. Sin embargo, el índice de aforo ocupado es del 73,37%, nueve puntos inferior al del Real Madrid. El tercer campo en importancia es de los más nuevos, el Wanda Metropolitano (68.000 de capacidad), donde el Atlético del Cholo ha logrado reunir hasta la suspensión a 744.103 aficionados, con una asistencia media de 57.238. Ello le permite elevar hasta el 84,17% de ocupación, por encima de Real Madrid y Barcelona.

Sólo un equipo le supera en ese apartado al Atleti, el Sevilla de Lopetegui. La caldera del Pizjuán (42.714 de capacidad) ha reunido esta temporada a 475.811 fieles a El Arrebato, lo que deja una media de 36.800 y un porcentaje de ocupación del 85,68. Es la afición más fiel a su equipo, que de momento está en puestos de Champions. Sin embargo, su vecino eterno, el Betis, ha reunido a más simpatizantes esta temporada (669.568 aficionados), pero tiene trampa porque el Benito Villamarín es mucho más grande, con una capacidad de 60.721 aficionados. Por lo tanto el índice de ocupación ha sido del 78,76%, siete puntos menos que los de Nervión.

Asistencia a los principales campos de Primera

Estadio Aforo Total esp. PJ Media Ocupación
Bernabéu 81.044 867.570 13 66.736 82,35%
Camp Nou 98.772 1.014.604 14 72.471 73,37%
Wanda 68.000 744.103 14 57.238 84,17%
Villamarín 60.721 669.568 14 47.826 78,76%
San Mamés 53.332 533.364 13 41.028 76,93%
Mestalla 49.000 566.772 14 40.483 82,62%
Pizjuán 42.714 475.811 13 36.601 85,69%

Datos hasta la jornada 27, la última antes del confinamiento y de que los partidos comenzaran a jugarse sin público a puerta cerrada.

Hay otros dos históricos, el Athletic de Bilbao y el Valencia, que han contado con la fidelidad de masa social. El Nuevo San Mamés, con capacidad para 53.332 seguidores, ha reunido este curso hasta el parón a 533.364 espectadores, con un índice de ocupación del 76,9% y una asistencia media de 41.028 aficionados. En el Valencia, a pesar de su irregular temporada, puede estar más orgullosos todavía de su afición, que sabe estar a las duras y a las maduras. Mestalla (49.000 de capacidad) ha registrado una asistencia media de 40.483 aficionados, lo que le da la estimable media presencial de ocupación del 82,61%.

Pero todo esto está ahora, por la triste realidad de la pandemia, parado hasta una futura fecha por definir. LaLiga y el CSD esperan que para septiembre, con el arranque de la Liga 2020-21, pueda entrar al menos el 30% del aforo total en cada partido. Pero sólo es un supuesto, Sanidad tendrá siempre la última palabra.