El mejor Barça llega tarde

Puede que no llegue a tiempo, pero el Barça ha pedido la palabra y Griezmann se ha sumado a la causa. Puede que sea demasiado tarde, puede que sea un ataque de orgullo ante una misión imposible, pero el triunfo ante el Villarreal por 1-4 en La Cerámica le da al equipo blaugrana la opción de poder seguir discutiendo un campeonato en la que tiene pocas opciones, pero al menos sigue vivo y tratará de hacer lo que tantas veces ha hecho el Madrid con el equipo barcelonista: molestar hasta el final. Y de paso, reducir la crítica interna y cargar las pilas de cara al futuro.

Tras una semana nefasta que empezó con el empate ante el Celta y el Atlético, siguió con la noticia de las dudas de Messi y acabó con los Mossos entrando en el Camp Nou por el Barçagate, el socio culé puede sonreír.

Escudo/Bandera Villarreal

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 5 de julio de 2020

Salió el Barcelona a jugar sabiendo que el Madrid lo había vuelto a hacer en San Mamés y que por tanto estaba a siete puntos de los blancos. Esa presión les sentó de perlas. Setién cambió el dibujo para que Griezmann se sintiera más cómodo en ataque jugando como pareja de Suárez y Messi por detrás repartiendo caramelos. La víctima del cambio de dibujo fue Riqui Puig, que se cayó del once titular en favor de Sergi Roberto, que estuvo estupendo.

Escudo/Bandera Barcelona

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 5 de julio de 2020

La producción blaugrana en los primeros 45 minutos fue brillante ante un Villarreal que acabó siendo víctima de las expectativas que había creado. Y lo más ilusionante para los culés fue que los barcelonistas jugaron bien de tirón, incluso al empate del rival, que acostumbra a dejar groggy a los blaugrana.

Se adelantó el Barça en una magnífica jugada de Messi y Alba, que Pau Torres introdujo en su portería antes de que rematara Griezmann. Esa ventaja se evaporó en diez minutos tras un gol de Gerard Moreno. Ahí parecía que el Barça podía volver a disolverse como en ocasiones anteriores, pero los barcelonistas esta vez reaccionaron rápidos y con furia gracias a un golazo de Suárez tras una jugada estratosférica de Messi a los cinco minutos del empate. En un partido jugado de poder a poder con Ter Stegen evitando el empate de Bacca , que entró en lugar del lesionado Alcácer y Asenjo evitando el tanto de Arturo Vidal, llegó la obra de arte que salió de la asociación Messi-Griezmann que valió el tercer gol del Barça al filo del descanso. Asistencia de tacón del argentino y vaselina del francés desde la frontal. Una gran rúbrica a la mejor primera parte del Barça en muchísimo tiempo.

El Villarreal necesitaba un cambio de plan y Calleja no se cortó en retirar a un delantero (Gerard Moreno) para reforzar su centro del campo dando entrada a Bruno Soriano. El problema de los locales estaba en el roto que Messi entre líneas estaba provocando en el centro del campo.

Ni por esas pudo el Villarreal sembrar la duda entre el Barça, que se siguió mostrando dominante hasta el punto que Setién se permitió el lujo de dar descanso a Griezmann, Busquets y Suárez. Asenjo evitó que la goleada fuera mayor con ayuda del VAR, que anuló el cuarto de Messi, pero no pudo ante Ansu, que entró al final para marcar el cuarto gol sellando una goleada de resurrección. Que incluso se quedó corta.

Cambios

Bacca (35′, Alcácer), Bruno (45′, Iborra), Moi Gómez (45′, Gerard Moreno), Trigueros (55′, Cazorla), Ricard Puig (59′, Luis Suárez), Rakitic (59′, Nelson Semedo), Fernando Niño (69′, Bacca), Ansu Fati (71′, Griezmann), Braithwaite (72′, Busquets), Ronald Araújo (81′, Piqué)

Goles

0-1, 2′: Pau Francisco Torres, 1-1, 13′: Gerard Moreno, 1-2, 19′: Luis Suárez, 1-3, 44′: Griezmann, 1-4, 85′: Ansu Fati

Tarjetas

Arbitro: Carlos del Cerro Grande
Arbitro VAR: Ricardo de Burgos Bengoetxea
Pau Francisco Torres (16′,Amarilla

Clasificación