El US Open advierte: «Es poco probable jugar sin espectadores»

El US Open tiene muchísimas preocupaciones, e incluso inconvenientes, para que su edición de 2020 salga adelante. En caso de que no se alarguen los hospitales de campaña que hay montados en las instalaciones del torneo, el Grand Slam estadounidense debería celebrarse del 24 de agosto al 13 de septiembre, tal y como está programado.

Pero más allá de si las altas esferas del tenis dan el ‘OK’ a que la actividad se retome en las pistas, el US Open también advierte de un problema: no querrían disputar el torneo sin público. Según la agencia France-Presse, Mike Dowse (director ejecutivo de la USTA) afirmó que en junio tomarán una decisión final sobre el destino del US Open, pero que ni mucho menos desean jugar a puerta cerrada: «Jugar sin espectadores no lo sacamos de la mesa, pero en este momento ese es un escenario altamente improbable, eso no forma parte del espíritu del tenis».

Cabe recordar que Nueva York, sede del US Open, es uno de los grandes focos de COVID-19 en Estados Unidos, ya que más del 40% de fallecimientos que ha ocasionado la pandemia en el país corresponden a la Gran Manzana. «Somos muy afortunados de ser el cuarto Grand Slam, por lo que el tiempo está de nuestro lado en este momento. Dicho esto, no será el factor determinante, el factor determinante será la salud y el bienestar de los jugadores, los aficionados y nuestro personal», concluyó Dowse. Sólo queda esperar…