El Atlético se opone al plan Rubiales: peligraría su futuro

El Atlético se opone al plan Rubiales. El club madrileño considera que es del todo inaceptable que la competición liguera concluya ahora, con once jornadas por disputarse, y con muchas cosas en juego aún. En el Atlético entienden que LaLiga debe terminar de jugarse y no puede finalizar ahora. El quebranto económico que puede sufrir el club madrileño sería enorme. Desde la entidad del Wanda Metropolitano consideran que hay fechas suficientes como para terminar de jugar la competición en la que debe decidirse el campeón y los puestos europeos, tanto para la Champions como para la Europa League.

La decisión de la RFEF de que la clasificación actual de Primera sería la que repartiera las plazas europeas de la 2020-21 si no se reanudara la Liga pone contra las cuerdas al Atlético. Los rojiblancos son ahora mismo sextos, por lo que si hay que dar la competición por terminada por esta causa de fuerza mayor, les tocaría jugar la próxima Europa League. Un duro revés en lo deportivo y, sobre todo, en lo económico.

Escudo/Bandera Atlético

La participación en la Champions supone para el Atlético en torno a un 15% de su presupuesto, que supera ya los 500 millones de euros. Por ejemplo, esta temporada lleva acumulados unos ingresos de 77,2 millones, a los que aún habría que sumar lo correspondiente a lo que queda por jugar y el market pool. Hablando de cifras, si el equipo pasara a semifinales recibiría 12 millones más; si llegase a la final, otros 15; y si la ganara, una guinda de 4. Y con el market pool, la cuota que depende del mercado televisivo de cada país, el año pasado se llevó 16,2 millones cayendo en octavos. Es decir que la bolsa podría rondar los 90-100 millones de euros…

El Atlético tiene reciente el recuerdo de la última vez que jugó la Europa League. En 2018 la ganó y percibió 16,1 millones. El próximo curso el reparto es mayor que entonces, pero por muy bien que le fuera deportivamente, las cifras ni se aproximarían a lo que se maneja en la Champions. Y eso sin contar otros apartados como taquillas y patrocinadores, donde también se notaría una merma.

De este modo, por un lado estaría el asunto de las cuentas, que afecta notablemente y más ahora en plena crisis de la pandemia, con el club inmerso en un ERTE. Y por otro el aspecto deportivo, el pasar de un reto mayúsculo y el sueño de la entidad desde hace años a una competición que atrae menos a la hora de abordar fichajes e incluso de retener futbolistas.

Si se reanuda LaLiga, el Atlético tiene el reto de escalar al menos dos posiciones. A un punto tiene al Getafe y a la Real Sociedad y a dos al Sevilla. Quedan once jornadas, salvo en el caso de que el torneo se reactivase y tuviera que ser suspendido nuevamente más adelante: en ese caso, como ahora, valdría la clasificación del momento.