Roberto Carlos ‘no dejó’ que el Madrid cediera a Marcelo

Roberto Carlos cumplió este viernes 47 años y con motivo de su celebración ESPN conversó con él. El exjugador blanco, que ahora es embajador del club y de la FIFA, hace labores de representación de la entidad en actos y viajes y es comentarista de Real Madrid TV, habló de varios capítulos de su trayectoria. Uno de ellos tenía como protagonista a Marcelo. El Real Madrid le fichó en 2006 del Fluminense cuando tenía 18 años. Pagó 6 millones de euros gracias al excelente ojo de Pedja Mijatovic, por entonces director deportivo blanco. En aquel equipo, entrenado por Capello, estaba Roberto Carlos. Él ejerció una función de padrino protector del joven brasileño durante una temporada ya que en 2007 se marchó al Galatasaray pero en ese tiempo ayudó mucho a Marcelo hasta el punto de influir en su futuro dentro del club.

El Madrid quiso ceder a Marcelo, pero cuando Roberto Carlos tuvo conocimiento de ello habló con el club y dio su opinión: “Coincidí con Marcelo aquí cuando tenía 18 años. El Madrid quería cederlo a algunos clubes aquí en España y yo fui el primero en decir que no, Nananinanão”. No fue un trago fácil de digerir para Marcelo que, nada más llegar a España, el club quisiera cederle. El jugador lo recordó así en Real Madrid Televisión:Cuando tenía 18 años un directivo me llamó su despacho en el Bernabéu y fui solo. Me dijo que querían cederme a otro club para que cogiese experiencia y que querían que volviese al año siguiente. Le dije que no me iba a mover del Madrid. Fue el peor momento porque sabía que el equipo no me necesitaba, pero fue el momento en el que más fuerte he sido». Roberto Carlos salió al corte y puso su grano de arena para que Marcelo continuara.

No fue el único gesto que Roberto tuvo con un recién llegado Marcelo. Le trató como si fuera un hermano pequeño, e incluso pasó unas Navidades con su familia porque por problemas de calendario y agenda no podía ir a Brasil y volver para entrenarse con el equipo. “Yo sé de la importancia de la Navidad para las familias. Estando lejos de Brasil, tenía que tener una casa y sentirse como si fuera su casa. Yo vivía con mi tía y le he dicho: ‘Tía, viene Marcelo y su familia, búscale una mesa para que se sientan a gusto con nosotros», rememoró en varias ocasiones un Roberto Carlos. Los consejos y conversaciones entre ambos ayudaron muchísimo en la adaptación de Marcelo, que acabó heredando el puesto de Roberto y convirtiéndose en un de los mejores laterales izquierdos de la historia del Madrid.