Bartomeu, obligado a fichar directivos para resistir

Cuando parecía que el presidente del Barça tenía controlada la hoja de ruta de su último año de mandato al degradar a los vicepresidentes Rousaud y Tombas y mantener en capilla a los directivos Pont y Elías acusándoles de desleales y argumentando que les había perdido la confianza, el máximo mandatario del club recibió un directo a la mandíbula que le dejó tiritando, pero que aún cree que resistirá. A pesar de que a estos cuatro señalados se unieran las dimisiones de Jordi Calsamiglia y la secretaria de la junta Maria Teixidor en la renuncia a seguir formando parte del consejo, Bartomeu cree que con un par de incorporaciones le basta para superar la ola más grande que se le ha presentado en su última gestión.

Tras el comunicado hecho público por el club el mediodía del viernes negando que nadie del club «metiera mano en la caja» como denunció Rousaud lleva implícito que el presidente no reaccionará por lo menos hasta el martes con los nuevos nombramientos. La primera en sonar para incorporarse al consejo es Teresa Basilio, que no pudo incorporarse a la junta porque cuando la propusieron en su dñia no cumplía cinco años de antiguedad como socia.

La idea de Bartomeu es la de resistir contra viento y marea. La dimisión por sorpresa y nocturnidad de seis directivos la madrugada del Jueves Santo entregando una carta a un notario de Barcelona pidiendo elecciones y denunciando la mala praxis del club en la gestión del Barçagate y desconfiando de que esta junta pueda dirigir el club tras la crisis que va a suponer el impacto del coronavirus en las finanzas de la entidad, no hace temblar a un presidente que ya hace mucho tiempo que ha decidido volar solo.

El plan de Bartomeu para las próximas horas es el de guardar silencio, pensar la remodelación de la junta y actuar la próxima semana.

El presidente se ha quedado con 13 directivos, lo que estatutariamente le permite seguir gobernando el club siempre y cuando incorpore a uno más. Y eso es lo que va a hacer. El artículo 33 establece que la junta debe estar formada por un mínimo de 14 y un máximo de 21 miembros. A día de hoy, la junta está formada por dos vicepresidentes: Jordi Cardoner y Jordi Moix, así por los vocales Joan Bladé, Javier Bordas, Dídac Lee, Josep Ramon Vidal-Abarca, Pau Vilanova, Oriol Tomàs, Xavier Vilajoana, Marta Plana y Jordi Argemí.

Cualquier dimisión más dejaría al actual presidente en una posición realmente comprometida, pero desde el Barça dan por seguro que el palco se incrementará. Pero como la situación es caótica, Barcelona en la madrugada del viernes era un hervidero de rumores. No se descartaban más renuncias.

Lo que parece claro es que los que entren, tendrán muchos números de ser fundamentales en la política de la última obra de gestión del actual presidente. nadie entrará en esta junta para ser un florero. En la situación actual, cualquier incorporación será con mirada electoral. La misma que ha llevado a la planta noble al incendio más devastador con el mérito de haberlo hecho confinados y desde casa.