Secretario, contra Capello: «Se portó muy mal, era difícil…»

Carlos Secretario (Aveiro, Portugal, 49 años), aquel lateral derecho que militó en el Real Madrid desde 1996 hasta enero de 1998, ha concedido una amplísima entrevista al medio portugués tribunaexpresso.pt, donde repasa su trayectoria y, por supuesto, habla de su corta etapa en el equipo blanco.

Su llegada al Real Madrid: «Tras los excelentes momentos que pasé con el Oporto, mis actuaciones con la selección nacional en la Eurocopa del 96, llegué al Real Madrid a través de un empresario que ya falleció, Manuel Barbosa, que se encargó de todo. El Madrid pagó la cláusula que tenía en el Oporto que me liberaba».

No entraba en sus planes, pero fue irrechazable: «Para ser sincero, no era lo que estaba buscando. Después de haber logrado mi sueño de estar en el Oporto, salir no era mi objetivo principal, pero creo que todos, dejemos de ser hipócritas, buscamos lo mejor y ¿cómo iba a rechazar jugar en el Real Madrid? No creo que ningún jugador haga eso. Ir al Madrid, con el contrato que era, uno de los mejores clubes del mundo, no fue fácil de rechazar. Y eso que incluso podría haber ido a Barcelona en ese momento, cuando Bobby Robson fue allí. Estaba firmando con el Real Madrid en Lisboa, cuando recibí una llamada de Vítor Baía que decía: ‘Les estamos esperando’, y yo le contesté: ‘Nadie me dijo nada’…».

¿Se arrepiente?: «Tal vez podría haber ido al Barcelona con un entrenador que me conocía y me hubiera dado más apoyo en algunas dificultades que después tuve; también hubiera tenido de compañeros de vestuario a compatriotas (Fernando Couto, Vítor Baía), que me hubieran hecho sentir mejor en mi adaptación, pero tomé la decisión de ir al Madrid. Podría haber sido mejor, podría también mucho peor, no lo sé…».

Reacción de la familia al ir al Madrid: «Todos estaban felices primero, luego con cierta aprensión, como yo. Mi exesposa se fue conmigo, luego se fue y pasé mucho tiempo solo, en una casa de Futre. Él me llamó, dijo que tenía su casa disponible para alquilar, y el club la alquiló para mí».

Adaptación: «El hecho de que estuviese fuera de mi país, lejos de mis amigos, otro idioma, que aunque no es muy diferente del mío, pero al principio cuando me hablaban rápido era difícil de entender. A medida que pasó el tiempo, las cosas mejoraron. El Real Madrid es un club con una dimensión global, con unas condiciones laborales fantásticas. Aunque venía de un gran club como el Oporto y ya estaba acostumbrado a las buenas condiciones, en el Madrid era aún más grande»..

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2020/04/05/primera/1586102045_401751_1586102657_sumario_grande.jpg', '976', '584', 'DIARIO AS’);return false;» class=»item-multimedia»>

DIARIO AS

¿Por qué no tuvo éxito en el Madrid?: «Por varios factores: pronto me quedé solo en Madrid, los primeros partidos de la temporada no salieron bien y perdí un poco de confianza, la lesión del nervio ciático que me tuvo de baja durante casi un mes…».

Relación con Capello: «Era un entrenador que, a pesar de ponerme de titular y apostar por mí, nunca tuvo una conversación conmigo, nunca me llamó a un lado y me preguntó si estaba bien, si estaba mal, qué necesitaba, nunca me dijo lo que tuve que mejorar… nada. Respeto a Fabio Capello, porque es un gran entrenador, hizo un excelente trabajo, por supuesto, pero se portó mal. Yo esperaba más de él. Nunca hizo este trabajo conmigo y creo que es importante para todos los jugadores. Hay muchos ejemplos de jugadores que han estado en el Real Madrid, no tuvieron éxito y costaron mucho, pero mucho más que yo. Todavía sucede hoy. No fui, ni seré un caso único. En ese momento, recibí muchas críticas, de que no tenía nivel para el Real Madrid y otras cosas que escuché y que no tenían sentido. Si yo era titular en el Oporto, donde estaba acostumbrado a jugar competiciones europeas, y era titular en la selección de Portugal, ¿por qué no iba a tener nivel para jugar en el Real Madrid?».

Más hundido en el Madrid: «Es obvio que las cosas no salieron bien, pero cuando las cosas no van bien y no tienes un entrenador que te hable, te dé un apoyo moral, no es el comportamiento más correcto de un entrenador. Además, yo era una persona que me protegía mucho, incluso en mi vida personal. Con los medios de comunicación nunca supe cómo aprovechar mi imagen, me refugié mucho, tanto si las cosas salían bien o mal, y eso no fue beneficioso para mí».

Capello dijo: «Secretario se ‘cagaba’ en el Bernabéu»:  «Es una declaración estúpida e innecesaria, no sé si se debe a la edad… No lo sé. Tal vez necesite seguir saliendo en los medios. No quiero faltarle el respeto a Capello, pero tengo que defenderme. Si tenía miedo de estar en el Real Madrid, al final de la temporada me habría ido. Y no lo hice. Me quedé a diferencia de él que se fue, no se quedó en el club. Quizás él si tenía miedo. Porque el club quería ser campeón de Europa y pensó que él no tenía la capacidad para hacerlo campeón al Madrid. Y de hecho vino otro entrenador y fuimos campeones de Europa (1998, la Séptima). Me fui a mitad de temporada porque mi desempeño realmente no fue bueno, tengo que asumirlo, pero el entrenador que vino (Heynckes) me habló, fue directo conmigo, y me apoyó».

Llegó Panucci y marcha del Madrid: «Capello fue a buscar a Panucci porque, en realidad, no estaba respondiendo a lo que la gente esperaba de mí y de lo que era capaz en ese momento… Algunos miembros del club vinieron a hablar conmigo, pero el entrenador no lo hizo, tampoco él tenía una gran relación con la dirección del Madrid, porque es una persona difícil de trato. En el segundo año (cuando llegó Heynckes) comencé en desventaja, pero traté de pelear por el puesto y cambiar la situación. Cuando vi que no podía hacerlo, pedí irme y volví al Oporto. A los aficionados no les gustaban mis actuaciones y silbaban, pero fuera del estadio el trato era completamente diferente, era muy bueno, la gente me respetaba».