Capello y la duda Hart-Calamity en el Mundial de Sudáfrica

En junio de 2010, a tan solo dos días del debut de Inglaterra en el Mundial de Sudáfrica ante Estados Unidos, el seleccionador de los pross tenía una sola duda, y estaba en la portería. Fabio Capello no tenía claro quién debía ser el meta titular y baraja tres opciones: Robert Green, entonces portero del West Ham, el veterano David ‘Calamity’ James (39 años entonces), y el joven Joe Hart (23).

James, entonces guardameta del Portsmuth, había recibido la camiseta con el dorsal número 1 de la selección inglesa, pero al llegar a Sudáfrica se quejó de unas molestias en su rodilla. Según cuenta el propio Capello en una amplía e interesante entrevista en The Guardian, el técnico reconoció a sus jugadores que era la decisión más difícil de tomar de su carrera y optó por una decisión cuanto menos inusual.

Finalmente, para el debut en el Mundial Capello apuesta por Green, pero la jugada le sale mal; el mete del West Ham comete un grave error en el partido inaugural que le cuesta el empate a los ingleses (1-1).

El inesperado empate desata la primera ola de críticas en Inglaterra y Capello decide resolver el debata de la portería de una manera inusual: “Tenía a Rob Green y tenía a Hart, solo un niño. Le pregunté a los jugadores, ¿Hart o Calamity? John Terry y los defensores tenían más fe en James. Hart solo había jugado una vez».

Diez años después de aquel Mundial, Capello asegura en The Guardian: «Ahora Inglaterra tiene portero, yo no tenía. Siempre he tenido mala suerte con los porteros y son tan importantes como un delantero. Green tuvo un error (en el primer partido ante Estados Unidos), así que cambié».

Y así fue. Calamity James fue el portero titular en los dos siguiente partidos de Inglaterra en la fase de grupos ante Argelia y Eslovenia. El debate había terminado, pero el recorrido de Caklamity James e Inglaterra en Sudáfrica no fue muy largo; lo que tardó en cruzarse con Alemania en octavos de final, que goleó a los ingleses por 4-1 en un partido marcado por la polémica por el gol fantasma de Frank Lampard que el árbitro no concedió pese a que el balón entró claramente en la portería. «Es lo más increíble que me ha pasado en mi vida. Todo el mundo lo vio. Después de pegar así en el larguero sólo podía botar dentro, es física», recuerda Capello

La mala preparación y el inglés de Capello

En la charla con el periodista Sid Lowe, el entrenador italiano rememora otras polémicas que acompañaron en aquel Mundial a la selección inglesa, a la que se acusó de una mala preparación física: «Fue perfecta. En septiembre, octubre no hay problema, los problemas llegan en junio, porque en la Premier juegan un montón de partidos y su cultura es pelea y pelea, pelea, nunca paran. Pero estar en un Mundial 20 días no es un sacrificio. Un sacrifico es la gente que trabaja para el equipo y que se levanta a las cinco de la mañana». 

Capello también recuerda las críticas que se desataron en torno a la comunicación del entrenador con los jugadores como consecuencia de su inglés. «La gente decían que no entendían mi inglés, pero esto es fútbol, con 20 palabras basta», zanja el italiano.