La Serie A se parte: seis equipos dan la temporada por acabada

A pesar de la carta firmada por UEFA, ECA y Ligas Europeas que invita los campeonatos nacionales a no imitar el ejemplo de Bélgica, dejando caer una posible exclusión de las competiciones europeas para los países donde se decida dar por terminada la temporada, la Serie A todavía no está de acuerdo con el tema. Hay al menos seis equipos que manifestaron claramente la intención de no recuperar los partidos aplazados. Son Torino, Udinese, Sampdoria, Genoa, Spal y Brescia; Juventus, Lazio, Roma, Nápoles, Verona, Parma, Sassuolo y Lecce empujan por reanudar las competiciones; Inter, Atalanta, Milan, Bolonia, Cagliari y Fiorentina, en cambio, no se posicionaron y quedan a la espera. Todo el frente del ‘no’ ocupa los últimos siete puestos de la clasificación y, quizás, podría verse beneficiado con un bloqueo de los descensos.

Hoy los equipos del Calcio están reunidos en una asamblea que analizará los posibles planes para los calendarios y, además, discutirán un posible acuerdo colectivo con la asociación de futbolistas para el recorte de salarios. Todos los clubes, obviamente, esperan instrucciones de las instituciones sanitarias para organizar el regreso al verde, que necesitaría al menos tres semanas de entrenamientos. La vuelta al trabajo en abril parece extremadamente improbable: en el mejor de los casos, la Serie A se reanudaría en el último fin de semana de mayo y, en el peor, al final de junio.

Los clubes en contra de este escenario temen riesgos para sus futbolistas y, además, que se perjudique también el próximo curso con un calendario demasiado ajetreado que terminaría por hacerse durísimo para los equipos con menos fuerza económica y, por ende, plantillas más cortas. El tema de los sueldos también es complicado: la Asociación de Futbolistas quisiera limitar el recorte a un mes, marzo, mientras que los clubes quieren imitar la postura de la Juve y suspender los pagos durante toda la inactividad. Se intentará buscar un marco común, aunque luego cada entidad tendrá que negociar individualmente con sus jugadores, como ya hizo la Vecchia Signora.