Un verano a coste cero

La crisis del COVID-19 afectará al futuro inmediato del Atlético, entidad que no ha parado de crecer en su prespuesto durante los últimos años. Y tampoco ha parado de crecer en trabajadores. El ERTE anunciado por Gil Marín es una de las medidas del club para paliar el gran golpe que está acusando el club. Desde el punto de vista deportivo también habrá consecuencias. El club estará muy limitado a la hora de hacer fichajes y la plantilla, salvo algún retoque, será la misma de esta temporada. El gran desembolso económico lo hizo el Atlético el pasado verano con la llegada de un gran número de futbolistas, entre ellos João Félix, el fichaje más costoso de la entidad: 127 millones.

La plantilla será prácticamente la misma y estará todo condicionado a que pueda haber alguna salida importante. Lemar parece el jugador que podría marcharse y dejaría alguna cantidad económica en el club, aunque su valor está lejos de los 70 millones que pagó la entidad. Thomas tiene un gran cartel, pero el club espera que termine renovando y siga más años en el equipo. Sólo si hay una gran salida podrá llegar algún jugador importante.

Escudo/Bandera Atlético

Será un verano de fichajes a coste cero. Berta maneja una lista de futbolistas importantes, como no puede ser de otra manera. Pero el Atlético estará atento a jugadores que acaben contrato o estén cerca de ello. No cabe otra gran posibilidad, porque la economía del club no está para hacer grandes desembolsos. Tres son los puestos que el Atlético sí podría reforzarse con un suplente para Lodi en el lateral zurdo, un jugador del centro del campo y un delantero. El club tiene a Morata, Diego Costa, João Félix, Vitolo, Lemar, Saponjic

Simeone trabaja con una plantilla de 23 futbolistas. Ha tenido lesiones y no sobran muchos futbolistas. Sí un lateral derecho y los tiros apuntan a Arias. Trippier y Vrsaljko son los tituarles. El Atlético sí podría poner a Arias en el mercado para ingresar algo de dinero. Saponjic tampoco ha jugado y podría irse cedido, pero en este caso el Atlético no ingresaría dinero. Carrasco está cedido y se puede ejercer la opción de compra. Y Adán acaba contrato. Están contentos con él y podría renovar.

Sólo si sale alguien llegaría algún jugador de campanillas. La plantilla, que ha atravesado problemas de lesiones, es competitiva. Lo ha demostrado ante el Liverpool, sigue en pie en Europa y sólo su falta de gol le ha privado de lucha por LaLiga. Y los nuevos ya se han adaptado. Su rendimiento debería ser mayor con un año de experiencia. El Atlético espera un verano a coste cero.