Patrocinador de F1 da paga de 1.000 euros y el jefe dice: «Sin despidos, renuncio a mi sueldo»

«No se va a despedir a nadie. Si hace falta, renuncio a mi sueldo. Todos se sacrifican, por lo que el capitán debe dar el ejemplo para así ganarse la confianza de su equipo», asegura ErnstProst, director-gerente de Liqui Moly, empresa alemana especialista en aceites de motor con unas ventas en 2019 de 569 millones de euros y presente en once GGPP del Mundial como patrocinador regional. El anuncio dirigido a sus trabajadores ha ido acompañado de una paga extra de 1.000 euros: «Para la motivación y la seguridad, porque en esta crisis ambas se pueden ver afectadas rápidamente».

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/motor/imagenes/2020/03/24/formula_1/1585047028_715258_1585047693_sumario_grande.jpg', '976', '651', 'Ernst Prost, director-gerente de Liqui Moly. / Liqui Moly’);return false;» class=»item-multimedia» readability=»-20.888888888889″>

Ernst Prost, director-gerente de Liqui Moly.
Liqui Moly

«Cuando hay miedo y preocupación se vive mal y no se pueden lograr grandes objetivos. Por esta razón les he asegurado que ellos no sufrirán pérdidas financieras de ningún tipo. No se va a despedir a nadie. Y esto vale para todos los trabajadores, tanto en Alemania como en las filiales de España y Portugal, Italia, Francia, Sudáfrica y EE.UU. A ellos hay que añadir a trabajadores en Dinamarca, Gran Bretaña, Bélgica y Países Bajos, Tailandia, China, Japón e India. «No se trata solamente de un negocio global, la responsabilidad también es global. En todos sitios, las compañeras y compañeros deben poder alimentar a sus familias», continúa Prost.