Bale tiene la puerta abierta

Gareth Bale lleva su propio ritmo, pero el Real Madrid se prepara para separar su camino y el del galés en verano. La crisis del coronavirus, que está afectando deportiva y económicamente a la entidad, ha sido el detonante: Bale tendrá la puerta abierta. Como informó AS el pasado jueves, la situación excepcional derivada de esta pandemia ha obligado al Madrid a tomar decisiones anticipadas y una es que seguirá Zidane pase lo que pase con esta temporada. Eso, como derivada, ‘sentencia’ a Bale.

Escudo/Bandera Real Madrid

La situación del atacante galés, hermético y cuyo representante (Jonathan Barnett) unos días enciende la mecha de la discordia y otros la apagaAma el club, la ciudad y tiene contrato«, aseguró el agente en este periódico), se encamina hacia un adiós. El club está mirando con mucho cuidado su economía. Las competiciones están congeladas y el club maneja varios escenarios en función de que lo se alargue la pandemia. Una de las mayores cargas que soporta es el sueldo de la plantilla. Y Bale, con contrato hasta 2022, es el mejor pagado.

Una clara disonancia en relación a su presencia deportiva. Zidane no cuenta con Bale en las grandes noches. Ni le hizo jugar el último Clásico y ante el City sólo le dio 15 minutos. Tampoco le ve como revulsivo: en la derrota del Villamarín no mandó calentar al galés… Zizou ha puesto el futuro (Vinicius y Rodrygo) por delante de Bale en su lista de prioridades y el club lo asume como algo inevitable.

Encontrar una solución para Bale abrirá un hueco en la masa salarial listo para ser ocupado por un fichaje de relumbrón (Mbappé, Pogba…), un tiburón que supla el déficit de gol del equipo (Haaland) o sumar algunos de los futbolistas que interesan en Chamartín (Fabián). El mercado estival cambiará por el coronavirus, se prevé más austero, y Bale se ha convertido en un lujo difícil de sobrellevar…