El sudoku del calendario

LaLiga trabaja desde el pasado fin de semana en cinco posibles alternativas para cuadrar el reinicio de su campeonato con el del resto de países y con las competiciones europeas. El hecho de que ya se haya aplazado oficialmente la Eurocopa a junio de 2021 ha facilitado mucho las cosas, aunque Javier Tebas tenía ya diseñados diferentes bocetos de calendarios para presentarle a la UEFA, independientemente de esta decisión que se tomó el pasado martes. Luis Gil, director de competiciones en LaLiga, ha sido el arquitecto que junto a Tebas ha desarrollado todos los nuevos escenarios.

Según ha podido saber AS, las alternativas propuestas que ya han comenzado a debatirse han fluctuado desde la más optimista, que sería empezar el 23 de abril, entre semana, a la más pesimista, que pasaría por no poder reiniciar el campeonato y tomar decisiones drásticas junto con la Federación para designar el campeón, si lo hubiese o se deja desierto, los ascensos y los descensos. Esta es la situación que todo el mundo quiere evitar ya que habría que ponerse en manos de la UEFA para decidir también quién va a Europa el año que viene sin haber acabado la temporada en el terreno de juego. Un escenario que para la RFEF, según palabras de Luis Rubiales, «sería totalmente injusto».

Tebas ha reconocido a este diario que «ya se han hecho comentarios a esas cinco alternativas presentadas». Ahora van a seguir trabajando en la comisión reducida de la UEFA para mirar bien todas las posibilidades. «Hasta el mes de mayo avanzado tenemos tiempo para poder empezar a competir», asegura el presidente de LaLiga. Por eso, varias de sus alternativas se centraban en reiniciar el fútbol español en ese mes, cuando ya se supone que la curva de contagio del coronavirus estará en descenso.

La primera opción es volver a jugar el fin de semana del 2 y 3 de mayo. Y si no es posible, el 13 y el 14, de nuevo entre semana. Aun así, Tebas también ha ofrecido más posibilidades con las que ya no sería factible acabar el 30 de junio, como se desea, puesto que así podría haber problemas con los contratos de los jugadores que, por otra parte, según anunció ayer Iusport, FIFA va a revisar con urgencia. De este modo, no se descarta tener que acabar en julio o incluso en verano si fuera necesario.

Lo que está claro, sea cuál sea el plan de calendario elegido, es que habrá que jugar entre semana varias veces. Y que, además, la Champions y la Europa League también se podrían disputar los fines de semana. «No sólo existe la Liga y hay que coordinarnos con el resto de las competiciones. En Champions hay cinco ligas implicadas y en la Europa League, 11. Puede que se dé la circunstancia de que se juegue Liga entre semana cuando haya jornada de Champions y al revés, que haya partidos de Champions en días en los que también se disputen competiciones nacionales en cualquier país», asegura Tebas. UEFA aún no tiene claro si las competiciones europeas se jugarán con el formato habitual o incluso habrá que reducir sobre la marcha y disputar una Final Four en una sede única.

En todos los escenarios posibles que se estudiarán se ha pensado también en la Segunda. LaLiga garantiza que se van a jugar todos los partidos (quedan 11 jornadas como en Primera) y eso pasa también por disputar el Playoff de ascenso, que tan buenos resultados aporta a los clubes protagonistas al contar también con unos ingresos audiovisuales extra.