«La preparación física de primer nivel está rota por la mitad»

«La preparación está rota por la mitad. Es un drama. No me gustaría estar en la piel de cualquiera de los preparadores del fútbol de élite. Es una utopía pensar que los futbolistas, o los deportistas de cualquier disciplina olímpica, van a estar bien de forma para la parte final de la temporada… si es que se reanuda la competición». Habla al otro lado del teléfono Jesús Paredes, una de las voces más cualificadas en la materia del fútbol español, gurú de la preparación física durante décadas y por su labor en la Selección de Luis Aragonés. “No se pueden hacer milagros, eso está claro. Cualquier profesional sabe que es imprescindible trabajar con fechas que sirvan como meta, y ahora no las hay”.

¿Qué ocurrirá cuando se reanude la competición? Es fácil imaginar que habrá una especie de carrera al sprint por intentar coger el mejor pico de forma y que de eso dependerá, en gran parte, quién gane cada competición. “Todos los equipos van a bajar su nivel mucho, no queda otra”, reflexiona Alberto Giráldez, otro histórico de la preparación física con larga experiencia en el Real Madrid. “Habrá equipos que estén mejor que otros, depende de si pararon antes o si pudieron reanudar el trabajo con más tiempo. Los preparadores deberán evaluar, poner trabajo específico a los que vengan peor e intentar igualar el nivel del grupo. Lo único que está claro es el efecto de la cuarentena. Afecta mucho, lo cambia todo. Los entrenamientos son una serie de esfuerzos continuados y progresivos con los que se alcanzan picos de forma. Si no hay estímulos en el cuerpo, se pierde todo lo hecho”.

¿Qué se puede hacer durante la cuarentena? “Si vives en un piso normal, como no te descuelgues por la fachada…”, bromea Paredes. “Yo recomiendo la bicicleta para el trabajo aeróbico y luego ejercitar los grupos musculares”, dice Giráldez. “En cualquier caso, se trata de hacer trabajo de mantenimiento, nada del otro mundo”, coinciden ambos.

El entrenamiento en casa no es algo ajeno en el fútbol de nuestros días. Es raro el caso del jugador que no haya contratado un preparador personal y que no haga trabajo complementario al que realiza junto a sus compañeros con su equipo. La preparación física hace, en muchos casos, la diferencia. Jugadores como Cristiano, Ramos, Neymar o cualquier estrella internacional tienen en sus casas auténticos gimnasios profesionales y campos de fútbol de dimensiones reducidas en los que poder trabajar.

El ministro Ábalos aseguró que es muy probable que el Estado de Alarma se prolongue más de los 15 días por los que se declaró en un principio. Hay equipos en los que ya hay varios infectados, como el Valencia. Es muy posible que la competición puede estar parada cerca de un mes. Un drama.

Desde Moscú descuelga el teléfono Paulino Granero, preparador físico de la selección rusa, cuya visión sobre el problema es menos pesimista, aunque admite dificultades en el proceso: “Cualquier jugador del Madrid tiene a su alcance una piscina cubierta, una bicicleta estática, unas mancuernas, unas gomas, un jardín en el que hacerse un circuito de 14-15 estaciones… El problema es que no todos tienen los mismos medios. Un parón de 15-20 días incluso podría venir bien a algunos jugadores, ante la densidad del calendario. Lo suyo es que el jugador, durante este tiempo, combine ejercicios aeróbicos, como bicicleta o correr en la cinta, con otros de fuerza-resistencia e ir mezclando intensidades. Hacer todos los días algo, el día más ligero hacer algo de nado suave o de bicicleta. Lo importante es tener buenos hábitos, no abusar de sofá, de la Play, no trasnochar… Ser buen profesional”.