Ferrari teletrabaja

Puede que algo así fuese difícil de imaginar hace apenas unos meses, pero el mundo se para. La pandemia provocada por el coronavirus está paralizando la actividad en muchas partes del mundo como empezó haciendo en su lugar de origen, China. Ahora, Europa es la zona más afectada y, dentro de ella especialmente Italia y España. Ambos países están tomando medidas drásticas para contener la propagación del virus y eso afecta al cierre de numerosas empresas y negocios, algo de lo que el mundo del motor tampoco se escapa.

Y es que, el fabricante más importante del país transalpino, Ferrari, ha decidido cerrar sus dos fábricas de Maranello y Módena, incluido, claro, el equipo de Fórmula 1. Pese al aislamiento de todo el territorio, el gobierno italiano permite seguir operando a algunas fábricas, pero en las del Cavallino Rampante echan el cierre hasta el 27 de marzo porque no podían mantener su cadena de producción con normalidad. Lo anuncia con un comunicado el propio Louis Camillieri, director ejecutivo de la marca.

«En una situación como esta, mi gratitud se dirige ante todo a las mujeres y hombres de Ferrari que, con su tremendo compromiso durante los últimos días, han demostrado la pasión y la dedicación que define a nuestra marca asegurando la producción de la empresa. Y por respeto a ellos, por su tranquilidad y por las de sus familias, hemos tomado esta decisión. Nuestros clientes y fans también son lo más importante en este momento y esperamos poder volver de manera sólida», expone el mandatario italiano.

Sin embargo, esto no significa que la actividad de Ferrari quede completamente detenida en estos días de cierre ya que, aquellos que puedan, teletrabajarán desde sus casas, una medida que se está tomando en gran cantidad de trabajos. Esta es la última y definitiva medida de Ferrari frente al coronavirus, pero no la primera, puesto que antes habían mandado a casa durante dos semanas a los trabajadores de la ‘Scuderia’ que habían viajado a Australia para el gran premio para evitar contagios en la fábrica.