«El sentir general es que es inevitable aplazar la Euro»

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no puede garantizar a la UEFA que el coronavirus vaya a estar totalmente controlado para el 12 de junio, fecha prevista para el inicio de la Eurocopa en Roma. Este dictamen va a resultar decisivo en la decisión de aplazar el torneo, que se tomará el martes tras el cónclave de las 55 federaciones europeas. La organización tampoco ha recibido buenas noticias de las doce ciudades-sede, cuyos respectivos países también están afectados por la pandemia. «El sentir general es que será inevitable aplazar el torneo», confirmó a este periódico una fuente del Ejecutivo de la UEFA.

Pasar el torneo europeo de selecciones al verano de 2021 es la solución más probable. Lo mismo sucederá con la Copa América, programada para este verano en Colombia y Argentina. Con este cambio del calendario internacional se vería afectado el Mundial de Clubes, que igualmente se retrasaría un año, hasta el verano de 2022 aprovechando que el Mundial de Qatar se disputará en invierno. Otra opción, muy remota, para salvar el torneo sería trasladarlo a una sede única. La organización se ha movido en este sentido, pero se considera poco recomendable. «Hay algún país en el que la pandemia por ahora apenas ha tenido incidencia dipuesto a albergar la Eurocopa. Pero, además de los problemas de infraestructura que eso supondría, está el riesgo de extender el contagio. Es improbable», añadieron las mismas fuentes.

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, se ha resistido hasta el último momento a aceptar la realidad. La semana pasada, en el Congreso que su organización celebró en Ámsterdam, aún se negaba a contemplar la posibilidad de aplazar la Eurocopa. Pero durante los últimos días las señales de alarma emitidas por distintos gobiernos europeos y, sobre todo, la resolución de la OMS le han hecho cambiar de opinión. «La UEFA no ha dejado de estar en contacto con la OMS y con todas las federaciones europeas, que han trasmitido el sentir de sus respectivos gobiernos. La suma de ambos factores indica que será imposible realizar el torneo tal y como estaba programado y planeado».

El que la Organización Mundial de la Salud no pueda asegurar que el coronavirus vaya a estar derrotado para mediados de junio ha sido definitivo. El hecho, además, de que el torneo se haya planteado para disputarse en doce ciudades europeas con el consiguiente tránsito de millones de personas por todo el continente no es lo más adecuado para frenar la pandemia. La UEFA aplazará el torneo por «causa de fuerza mayor», dado el carácter imprevisto e inimputable de la enfermedad.