Setién tiene que parar a Sarabia ante el vestuario por «intenso»

«¡No es un pase a Busi, es un pase a los interiores! ¡Ahí!», «Gol, métela Antoine (Griezmann), me cago en mi puta madre», «¡Pero tirar a gol! ¡Me cago en Dios!». Estas tres expresiones salieron de la boca de Eder Sarabia, segundo de Setién, que vivió su primer Clásico en el banquillo del Barcelona de manera muy intensa, tal y como captaron las cámaras de #Vamos.

El asistente de Setién siempre ha vivido los partidos con mucho ímpetu desde que se unió al staff del cántabro en su llegada a la Unión Deportiva Las Palmas. Tampoco cambió en su paso por el Betis, donde tuvo sus más y sus menos con algunos rivales como José Luis Gayá y airadas discrepancias con los árbitros, lo que le ha valido varias expulsiones y sanciones.

Escudo/Bandera Barcelona

La intensidad en su trabajo es una de sus señas de identidad pero Quique está tratando de tranquilizar a Sarabia en su llegada al Barcelona, consciente de la difícil gestión del vestuario culé.

Según ha podido saber AS, Setién ha tenido que calmar a Sarabia por «su intensidad» intuyendo que no es un rasgo que encandile a la plantilla culé, acostumbrada a asimilar los conceptos de manera más relajada. El binomio del tranquilo Setién frente al agitado Sarabia parece que aún tiene que ajustarse a lo que demanda el vestuario en Can Barça.