¿Es legal copiar un Mercedes?

El Racing Point RP20 fue la sensación de la pretemporada en la F1 por su sorprendente rendimiento y su más que sorprendente parecido al Mercedes W10, que dominó en 2019 en manos de Hamilton y Bottas. ‘Checo’ Pérez y Stroll, los dos pilotos de la escudería rosa, estrenaron en Barcelona un monoplaza que está a la altura de los tres grandes y en Australia no será una sorpresa verles luchar por el podio.

Es evidente que el equipo de Silverstone, propiedad del magnate canadiense Lawrence Stroll (padre de Lance), se ha inspirado en el coche campeón. Andrew Green, director técnico del proyecto, le quita relevancia: «No íbamos a seguir el ejemplo de los últimos». La buena relación entre ambas escuadras existe, comparten túnel de viento y son clientes del motor alemán. La enorme inversión de Stroll les debe llevar a las victorias a medio plazo, incluso en 2021 renombrados como Aston Martin. Pero, ¿hasta dónde es legal aparecer con un Mercedes antiguo pintado de rosa? Depende de si lo han copiado o lo han comprado.

El matiz es importante: si los ingenieros han calcado cada detalle del monoplaza para reproducirlo en su chasis gracias a un trabajo minucioso, no han infringido regla alguna. Pero si ha habido traspaso de información clasificada, o directamente una transacción de compraventa, la FIA puede entrar y castigar.

El Racing Point RP20 frente al Mercedes W10 de 2019.

En la F1 existen piezas, denominadas listed parts, que según el reglamento deportivo vigente para este 2020 deben ser originales de cada fabricante. Un competidor está «obligado a diseñarlas», aunque existe la posibilidad de «externalizar su diseño o fabricación a un tercero» que, en cualquier caso, «no puede competir en el campeonato». Por ejemplo, Haas encarga su chasis a Dallara. Entre estos componentes que deben ser propios y exclusivos de cada escudería, según el ‘Apéndice 6’ de la normativa, están la célula de supervivencia, la estructura de impacto frontal, las estructuras antivuelco y cualquier elemento de la carrocería que tenga algún efecto aerodinámico (alerones, cubierta del motor, difusor…).

Está prohibido expresamente «transmitir o recibir cualquier información relativa a partes sensibles a otro competidor, incluso a través de un tercero». De hecho, ha habido importantes escándalos de espionaje en el pasado entre rivales. El resto de componentes sí pueden adquirirse a un vecino del pit lane.

Es legal copiar un Mercedes. ¿Pero es posible? Los expertos consultados del paddock dicen que no y el propio Sainz lo constata: «Los ingenieros me dicen que es imposible». Así que no pueden descartarse reclamaciones de equipos independientes, como Renault (ya tuvieron un encontronazo con RP por el que fueron descalificados en Japón) o McLaren, en un GP. Entonces la FIA tendrá que dictaminar si es una copia o es un Mercedes.