El vaso medio lleno y la autocomplacencia del Barça

La derrota ante el Real Madrid que ha supuesto perder el liderato de LaLiga a favor de los blancos a falta de 12 jornadas para que acabe el campeonato tiene a la autocrítica brillando por su ausencia. Al contrario, el discurso que se ha impuesto, al menos de manera pública, desde el vestuario a la sala de juntas es el de la autocomplacencia. Se considera en el Camp Nou en la mayoría de estamentos que el equipo de Setién jugó para ganar en el Bernabéu y que aquí no pasa nada.

El primero en manifestar públicamente este argumento fue Guillermo Amor, director de relaciones institucionales del Barcelona que afirmó que «en el primer tiempo hay que darle muy buena nota al equipo, hemos tenido ocasiones y sólo nos faltó el gol para irnos con ventaja, si al Madrid le perdonas ellos aprovechan sus ocasiones. Han apretado, vieron que podían ganar y fueron arriba a presionar. En la primera parte estaba el triunfo muy claro a nuestro favor. Ni mucho menos el equipo ha estado mal, ha habido momentos en los que estuvimos muy opor encima del Madrid».

Un discurso que tuvo su correspondiente eco en el vestuario donde la plantilla prefirió elogiar el primer tiempo que hacer autocrítica respecto a la globalidad del partido. Piqué fue uno de los ejemplos al decir que «he visto al peor Madrid en años en la primera parte» o Busquets, que dijo que «queda mucha liga, estamos un punto por debajo y hay que seguir adelante, quedarnos con las cosas buenas».

Por su parte, el entrenador Quique Setién manifestó que «nuestro partido estuvo en la primera parte e hicimos las cosas bastante bien y generamos ocasiones, incluso con una antes de que ellos marcasen, tenemos capacidad de reponernos. Hay cosas positivas que rescatar y analizaremos lo que no hemos hecho bien».

Un análisis que comparte la prensa catalana que habla del «perdón» como palabra que define el partido. Únicamente L’Esportiu es algo más crítico con el juego del Barcelona.

Y otra de los temas de debate es el papel de Messi, que volvió a quedarse sin marcar en el Santiago Bernabéu. Su actuación desde la directiva también se ve como «fenomenal», tal y como expresó el portavoz Guillermo Amor: «Messi ha estado fenomenal en el primer tiempo y luego ha quedado aislado. Luego cuando pierdes todo parece negativo» .