Hamilton se pone pesimista: «El motor es una preocupación»

El rendimiento del Mercedes W11 está a la altura de sus predecesores, aunque Lewis Hamilton no termina los entrenamientos del todo satisfecho, especialmente en lo que concierne al motor: «Hemos tenido unos buenos test, pero no han sido perfectos porque hay problemas que debemos solventar. No sé cuánto tiempo nos llevará, pero no tiene por qué ser necesariamente algo malo. En cualquier caso tenemos el kilometraje que necesitábamos, aparte del jueves (cuando sufrieron la avería)». ¿Es una preocupación la unidad de potencia? «Sí, claro. Normalmente en pretemporada estamos mucho más confiados, pero no ha sido perfecto. Llevamos dos o tres motores». No confirma la cifra, pero ilustra la situación.

«No es un escenario fácil o relajado para nosotros, pero confío en los chicos de la fábrica», subraya el seis veces campeón, de 35 años, que no quiere despejar incógnitas: «No sé dónde están los demás rivales, pero entiendo bien este coche. Probablemente el equipo sí tenga una idea de cómo está la parrilla». No obstante, a pesar del optimismo, han sido unos test más que correctos para la escudería de Brackley, con Bottas rodando en registros cercanos a la Q3 del pasado GP de España, y con innovaciones en su monoplaza al más alto nivel, aunque estén ante el final de las reglas técnicas actuales.