Setién y el espejo de Guardiola

El Barça no mandó ningún ojeador específico al Bernabéu. Estuvo, en primera persona, Quique Setién, habilitado en un palco especial desde el que vio el Madrid-City. Así mató dos pájaros de un tiro. Primero, vio al rival del domingo. Y segundo, observó los matices tácticos de uno de sus técnicos más admirados, Pep Guardiola, que ganó en Chamartín con detalles evidentes de maestría. Por ejemplo, la sorprendente colocación de los puntas. De Bruyne y Bernardo Silva fueron los jugadores más adelantados en defensa en la primera parte y dificultaron la salida de los centrales al estar bien juntos a Rodrigo y Gundogan. Gabriel Jesús controló las subidas de Carvajal y también lo dañó. Y lo desgastó. Tanto que al final lo remató Sterling en la jugada del 1-2. De Bruyne, además, volvió a ser un jugador dañino para el Madrid en la segunda parte con el juego entre líneas.

Setién confirmó alguna de sus convicciones. Una de ellas, que los partidos en Madrid son larguísimos y pesa el desgaste. Y que en el Bernabéu los últimos minutos son determinantes muy a menudo. Él ganó un partido con el Betis en el minuto 94, pero a él también se le escapó un partido con Las Palmas que ganaba 1-3. Se lo empató Cristiano en los minutos 86 y 89. La heroica del Madrid influye, pero también la querencia a desordenarse cuando el resultado no es positivo. La pasó contra el Levante y después del 1-2 ante el City, con la consecuencia de la expulsión de Ramos.

Setién sabe que el Barça no es el City. Los citizens, para empezar, no tienen a Messi, que condiciona el juego ofensivo, pero también la presión. Los conceptos defensivos deberán ser otros. Lo que sí tiene claro el cántabro es que quiere ser protagonista en Madrid y tratará de tener el balón, desgastar y crear dudas en el Madrid. Pero pedirá seguridad con el balón para evitar jugadas como la que significaron el 1-0 de los blancos ante el City.

Escudo/Bandera Barcelona

Otro asunto que inquieta a Setién es el ejemplo del partido de la primera vuelta. Entonces, el Madrid dominó el partido con la presencia de Casemiro, Modric, Kroos y Valverde en el centro del campo. Le obsesiona igualar esa presencia de los blancos. Pero tiene dudas sobre si utilizar a Busquets, De Jong, Rakitic y Arthur (o Vidal) o sorprender a Zidane con algún factor desequilibrante como Braithwaite. Si sigue los pasos de Guardiola, contendría en la primera parte y, siguiendo el ejemplo de la entrada de Sterling, podría meter a Ansu o Braithwaite en la segunda parte.

Quique Setién es consciente de que es imposible calcar dos partidos y que el Barça debe tener la personalidad suficiente para hacer su propio plan, pero del Bernabéu se llevó varias claves que pueden ayudar a sus jugadores a recibir más información con vistas al domingo. El cántabro no decidirá hasta el final, aunque parece tener al menos siete fijos: Ter Stegen, Semedo, Piqué, Júnior, Busquets, De Jong, Messi y Griezmann. Esperará hasta el final para decidir entre Umtiti y Lenglet; y dos centrocampistas entre Rakitic, Arthur y Vidal salvo sorpresa inesperada con Braithwaite.