Decide una genialidad de Aspas

Una jugada a balón parado fue suficiente para que Iago Aspas inventase un truco nuevo con el tobillo y eliminara de un plumazo la esperanza del Leganés. Los pepineros desaprovecharon una ocasión de oro después de la temprana expulsión de Bradaric. El croata cometió una temeridad a los veinte minutos y dejó a su equipo con diez y con un nerviosismo incontrolable.

Awaziem tuvo en su cabeza el 0-1 a la media hora, pero Rubén Blanco despejó. El rechace le cayó a Carrillo, quien remató con el muslo de cualquier manera. El balón se iba a la red, pero Mallo apareció en el momento oportuno para desviar el esférico. Eraso probó otra vez a Rubén antes del descanso y Óscar lo intentó desde lejos tras la reanudación.

El Celta se templó en el descanso y jugó mejor colocado en la segunda parte, desactivando los escasos acercamientos del Leganés. No obstante, otra roja volvió a cambiar el duelo. Munuera expulsó a Óscar, aunque rectificó su grosero error tras ver la jugada en la pantalla a pie de campo.

Tras el alivio, llegó el lamento. Porque de esa falta nació el único tanto del encuentro. Centro de Olaza al espacio y espectacular maniobra de Aspas para alojar el cuero en la red. Los vigueses logran un triunfo vital para la permanencia y dejan muy tocados al Leganés tras una semana fatídica. Los madrileños perdieron en tres días a Brathwaite y la batalla de Vigo