Donald Trump hizo historia al inagurar las 500 millas de Daytona a bordo de «La Bestia»

El presidente estadounidense, Donald Trump, hizo la historia en las 500 millas de Daytona, la carrera automovilística más popular del año en los Estados Unidos, abriendo el evento frente a una multitud de más de 100 mil espectadores con una vuelta de pista a bordo de su limusina blindada (apodada «La Bestia»), juntos a la primera dama Melania. Nunca antes lo había hecho un presidente estadounidense.

«Señores, enciendan sus motores», gritó el presidente entre las ovaciones de los fanáticos, repitiendo el comando icónico que comienza la carrera que tiene lugar en el circuito Daytona International Speedway en Florida.

«Estamos frente a un evento que celebra la gloria pura y simple de Estados Unidos», dijo Trump vestido de Gran Mariscal, el gran maestro de ceremonias, de la 62º edición de la carrera de autos organizada por Nascar.

«El Daytona 500 es una manifestación legendaria de motores rugientes, espíritus rugientes y del talento, la velocidad y la potencia de Estados Unidos de los que solo hemos escuchado durante muchos años», dijo Trump, llamando a los aficionados sobre las tribunas «patriotas». «Los fanáticos de Nascar saben que no importa quién gane, lo que importa es Dios, la familia y el país».

Luego, en una entrevista en la pista, Trump bromeó: «Si pudiera subir a uno de esos autos y hacer la carrera».