La peor racha de Messi en LaLiga en más de seis años

Definitivamente, Messi se ha regañado con el gol. Por primera vez en más de seis años, el argentino se pasa cuatro jornadas de Liga sumando sin marcar. Ansiedad o no, la racha empezó en Mestalla contra el Valencia; siguió contra el Levante; continuó en Heliópolis contra el Betis; y, de momento, se ha extendido al partido contra el Getafe. Messi no pudo con Jaume Domènech, Aitor, Joel ni David Soria. Suma como una treintena de tiros en los últimos partidos, aunque cada día su producción de lanzamientos baja más. Este sábado estuvo fallón en la primera parte. Erró un intento de vaselina que normalmente ejecuta con maestría y luego se encontró con Soria después de un centro de Griezmann. También lo intentó de falta directa sin suerte. En la segunda parte apenas apareció, lo que aumenta el runrún sobre esa fatiga muscular en la pierna izquierda con la que está jugando y de la que todos andan tan pendientes a diez días del partido de Nápoles y diez de la visita al Bernabéu en el Clásico.

Escudo/Bandera Barcelona

Hace seis temporadas, Messi estuvo 13 jornadas seguidas sin marcar, aunque en cinco de ellas no jugó por una rotura muscular. Significa eso que su racha se estiró hasta ocho jornadas de sequía. El argentino sigue gobernando el juego del Barça y contra el Getafe rompió el partido con un pase magistral a Griezmann. Lleva seis asistencias en los últimos tres partidos de Liga

Pero es evidente que Messi no ve puerta. No han sido sólo las cuatro jornadas de Liga. También ese partido de Copa contra el Athletic en el que tuvo la clasificación para semifinales pero se topó con Unai Simón, que frustró una definición aparentemente buena del seis veces Balón de Oro. Y otro dato significativo. Para Messi, que ha llegado a marcar 50 goles en una misma edición de LaLiga, no es normal en los últimos años haber marcado sólo catorce en la jornada 24. Es el máximo goleador ‘más pobre’ de LaLiga desde la temporada 2001-02, cuando Kluivert, Catanha y Raúl llevaban once.

Messi admitió algún gesto de contrariedad durante el partido ante el Getafe. Realizó arrancadas de superclase, pero le cuesta mantener más los esfuerzos continuados y terminó visiblemente frustrado con el desarrollo del partido. No obstante, su implicación en el juego y en la realidad del equipo es indiscutible. El argentino se sabe estrella, capitán y líder del grupo y aunque es consciente de que la temporada se ha complicado por la mala cabeza del equipo fuera de casa, su lesión de inicio de temporada y la actual de Suárez, todavía se ve en disposición de ganar algún título. Para muchos, lo más tranquilizante es que tenga el partido del Bernabéu cerca… Entonces Messi saca las antenas. Pero antes le tocará el Eibar y, especialmente, la visita a San Paolo, el templo del Diego.