La actuación de Messi y De Jong ante el Betis fue digna de un Oscar

​El encuentro entre el ​Real Betis y el ​FC Barcelona dejó muchas sombras y pocas luces en el lado blaugrana del campo. Los de Quique Setién se vieron superados por la intensidad de los verdiblancos durante prácticamente toda la primera mitad y eso se vio tan reflejado en el terreno de juego como en el marcador, lo cual habla muy bien del planteamiento de Rubi y muy mal de la defensa culé, que entre desajustes y fallos clamorosos rozó la debacle.

Y entre tanta oscuridad una luz verde llamada Nabil Fekir emergió para vivir su mejor noche con el Betis para terminar fundiéndose por completo y acabar fuera del partido, y una luz amarilla venida desde holanda. Frenkie de Jong fue, junto a ​Leo Messi, el mejor del encuentro para los azulgranas y hablando de luces fue el mejor faro para que los suyos encontrasen el camino correcto hacia la portería rival.

El neerlandés adelantó su posición para desenvolverse mucho más cerca del área, donde formó una gran sociedad con el astro argentino que tuvo su punto más álgido en el soberbio gol que puso el 1-1 en el marcador. El centromcapista arranca la jugada con una conducción hacia adelante en la medular, se la cede a Messi y este se inventa una vaselina sobre la defensa para dejar solo al rubio, que se cuela entre los defensar y bate a Joel Robles.

El ’10’ no solo asistió al holandés, sino que fue el encargado de dar los pases de gol de los tres tantos azulgranas. Mientras tanto De Jong se vistió de gala en la noche de los Oscars para vivir una de sus grandes noches desde que aterrizó en el club y convertirse en el mejor actor de reparto para acompañar al protagonista Leo Messi. Una sociedad de película como la de DiCaprio y Brad Pitt en ‘Erasé una vez… en Hollywood’ o Robert De Niro y Al Pacino en ‘El Irlandés’, aunque el barcelonismo seguramente confía en que esto no sea flor de un día, que no se convierta en una sola película, sino que se suceda en cada capítulo, en cada partido.