6 opciones para el ataque

En cuanto formalice el tiempo de baja de Ousmane Dembélé, que tiene que alcanzar oficialmente los cinco meses, el Barça se lanzará al fichaje de un delantero-parche que pueda, en parte, ocupar el tremendo hueco que han dejado Suárez (participó en el 41% de los goles que el equipo ha hecho esta temporada hasta que se lesionó) y Dembélé. El caso del francés es simbólico porque ha jugado apenas nueve partidos con el pobre registro de un gol.

Escudo/Bandera Barcelona

El Barça parece decidido a dar el paso al que no se atrevió en enero. Jugársela con un delantero por más que corra el riesgo de repetir el episodio Boateng. Las circunstancias, no obstante, apuran al club, que además dejó marchar a Carles Pérez sin ninguna lógica. Un sinfín de nombres se relacionaron ayer con el Barça.

La Vanguardia publicó el de Lucas Pérez, el delantero del Alavés que ya estuvo cerca de vestir la camiseta del Barça en 2016. Por entonces estaba en el Deportivo, pero entonces Luis Enrique y Robert se decidieron por Paco Alcácer, ahora en el Villarreal. El fichaje de Lucas Pérez sería sorprendente, pero más agitó aún el nombre de Ángel. Camino de los 33 años, el delantero es suplente en el Getafe. Nadie en el Coliseum considera su marcha pero el Barcelona guardó un discreto silencio ayer. Probablemente, y como en cada nombre de los que se le presenta, divaga. La apuesta es un riesgo para la comisión deportiva.

Además de Lucas Pérez y Ángel, continúan en pie los nombres de Rodrigo ( el primer objetivo en el mercado invernal) y de Willian José. También de Kevin Gameiro y del bético Loren. En el fondo, cualquier delantero es objetivo del Barça a estas horas, sabedor de que los clubes ya no quieren mover sus plantillas y que no tienen mercado más allá de LaLiga.

Lo que más lamenta el Barça es no tener cantera. Se ha marchado Carles Pérez a la Roma; el Barça ha traspado a Abel Ruiz al Braga en la operación Trincao; y, finalmente, Marqués ha sido traspaso a la Juventus. Y, por si fuera poco, el japonés Hiroki Abe ha sufrido una grave lesión idéntica a la de Dembélé: rotura en el tendón del bíceps femoral del muslo derecho.