«Es obvio que intento alcanzar el número uno histórico»

Novak Djokovic habló a pie de pista tras conquistar su octavo Open de Australia, el 17º Grand Slam de su carrera deportiva. Ante los micrófonos de la organización del torneo y de los espectadores que abarrotaron las gradas del Rod Laver Arena, el serbio analizó la final.

Felicitación: «Quiero empezar dando la enhorabuena a Dominic por su asombroso torneo. Hoy ha sido un partido igualado y has estado muy cerca de ganar. Definitivamente tendrás más oportunidades en tu carrera para ganar trofeos de Grand Slam. Y más, más de uno».

Dificultades: «Las cosas en este inicio de 2020 aquí en Australia han sido difíciles, hay conflictos todos los días en el mundo, se fue un mentor para mi como Kobe Bryant… Deseo que esto sea un recuerdo para ellos y que estemos más unidos todos con nuestros seres queridos y la gente que amamos. Lo más importante es tener conciencia de las cosas que suceden a nuestro alrededor».

En rueda de prensa, después de atender múltiples compromisos con el torneo y televisiones y radios de varios países, sobre todo de Australia, Serbia y Japón (pos u patrocinador, Uniqlo), el balcánico brindó con el resto de medios (él con una bebida antioxidante y los periodistas con champán) y ofreció sus impresiones sobre su victoria y su carrera.

¿Ha ganado tres Grand Slams en 12 meses, ocho títulos en Australia, remonta un 2-1 en contra por primera vez en una final, ¿cómo puede mejorar sus estadísticas?

Estoy agradecido de tener esta oportunidad de ganar otro trofeo aquí a estas alturas de mi carrera. Los Grand Slams es lo que más aprecio en mi carrera, mi prioridad. Trato de ponerme en forma antes del inicio de la temporada, para que mi tenis esté al máximo, física y mentalmente. Hay estadísticas de las que estoy orgulloso, pero no dictan mi carrera, aunque claro que hay mucha historia detrás. Tengo objetivos profesionales. Los Grand Slamsson el motivo por el que sigo compitiendo toda la temporada, tratando de ser el número uno histórico. Es el otro gran objetivo. Me he puesto en esa posición, lo que es realmente bueno en este momento. Estoy superfeliz de cómo he empezado, con el privilegio de ganar este título ocho veces. Empezar con Grand Slam me da confianza y sé que eso creará expectativas, pero pase lo que pase, la temporada ya habrá sido exitosa. ¿Qué puedo hacer para mejorar? Hay muchas cosas que puedo hacer mejor en la pista. Eso me emociona y me motiva. Tengo que seguir un día sí y otro también cumpliendo con mis obligaciones, en cada entrenamiento, porque siempre hay algo que trabajar, siempre hay más trofeos que ganar

¿Qué nos dice del partido de esta noche?

Turbulento. Empecé con un break. Yo tengo mucha experiencia en finales en Australia y para él era la primera. Esa rotura fue muy importante. Luego él me la devolvió, aunque gané el set. Hice un mal juego al inicio del segundo. Después de perderlo, empecé a sentirme muy mal, mi energía disminuyó significativamente, y no sé realmente la razón, porque creo que había hecho todo lo que habitualmente hago en los partidos, me había hidratado, pero el médico dijo que no lo suficiente. En el tercer set recuperé las fuerzas para poder hacer hacer frente a un jugador tan poderoso, sobre todo con el drive. Así me rompía el ritmo. Estaba siendo mejor. Un punto y un tiro más o menos marcaron la diferencia al final. Tuve que hacer saque-volea, que no es algo habitual en mí. Esa táctica fue importante, estoy contento de que funcionara.

¿Qué es lo que mezcló su equipo en esa botella que se tomó antes del cuarto set?

Los líquidos que bebí en el partido eran pociones mágicas que prepara mi fisio en el laboratorio. Es una especie antioxidante. No bebo alcohol en general, mi hermano sí (Risas).

¿Qué pasó con el juez de silla?

Pensé que la segunda penalización por tiempo de saque no era necesaria. La primera, bien, no hay problema. Pero hay que tener en cuenta el momento de partido, sobre toso si es uno tan importante como una final. Tuvimos un intercambio verbal sin insultos, y le toqué el pie. Estoy agradecido de que no me penalizara también por eso.

¿Qué siente cuando oye la frase 17 Grand Slams junto a su nombre?

Compartí con mi equipo y con otra gente algunas conversaciones en las que reconocí que me sentía exhausto. Ha sido un mes exitoso pero muy largo en Australia. La intensidad de la temporada, sobre todo cuando la juegas completa, no te permite reflexionar ni disfrutar de tu éxito, porque hay que jugar otro torneo en alguna parte dentro de poco. No lo doy por garantizado, me siento superfeliz y bendecido, pero al mismo tiempo no me veo capaz de asumir estas emociones hasta que pueda descansar con mi familia. Mirando al horizonte, podré escarbar en ellas.

¿En qué momento de su carrera se dio cuenta de que ser número uno podía ser un objetivo realista?

Al principio soñaba con ganar todos los Grand Slams posibles, Cuando empecé a ganar un por temporada, algunos años seguidos, es cuando me di cuenta de que podía retar a Federer y Sampras, los mejores de la historia en cuanto a Slams en ese momento. El número uno no estaba en la ecuación hasta que acabé el año arriba algunos años consecutivos. Ahora es uno de mis dos grandes objetivos.

El Big Three sigue triunfando en increíbles circunstancias, ¿qué es lo que les hace conseguir todo esto?

Respeto y admiro mucho a Roger y Rafa, por lo que son y lo que han hecho, pero sólo puedo hablar por mí. Nuestras trayectorias han sido distintas, hemos crecido en distintas partes del mundo. Yo lo hice en Serbia durante las guerras de los 90, con un embargo que obligaba a hacer cola para conseguir pan, leche, agua lo básico para vivir. Eso hizo que me hiciera más fuerte y tuviera más hambre de éxito. A veces me acuerdo de dónde vengo y eso me inspira y me motiva. Probablemente por eso encuentro una marcha extra, dureza mental para enfrentar los retos que se presentan.

Thiem: «La vida va más allá del Melbourne Park»

Djokovic: «Mi enhorabuena a Novak, ha sido increíble. También todo su equipo, es irreal lo que han conseguido todos estos años. Ha alcanzado un nuevo nivel de tenis. Estoy orgulloso de poder competir a veces a este nivel. Me ha faltado un poco hoy, pero espero tener pronto la venganza».

Incendios en el país: «El Open de Australia ha sido una gran distracción. Australia es preciosa y ha sufrido recientemente al igual que los animales y esperemos que esto no ocurra nunca más. El tenis es un deporte, pero la vida va más allá del Melbourne Park. Gracias a todo el mundo que me ha apoyado durante estas dos semanas. Creo que este es uno de los mejores eventos en todos los deportes y es un placer estar aquí».