El calor (43º) hace que Muguruza se entrene a cubierto

El Open de Australia puso este viernes en marcha su política de calor extremo cuando los termómetros  alcanzaron una máxima de 43 grados y la escala de estrés por calor (que se calcula con la temperatura, la radiación solar y el viento entre otros índices) superó los cinco puntos. Por eso, los partido programados para las pista central, la Rod Laver Arena, se jugaron bajo techo y los entrenamientos de los jugadores que están aún en competición se celebraron a cubierto. Fue el caso de Garbiñe Muguruza, que se ejercitó durante una hora.

En las pistas cerradas del Centro Nacional de Tenis, Garbiñe preparó la final de este sábado (09:30, Eurosport/DAZN) contra la estadounidense Sofia Kenin, bajo la dirección de su entrenadora, Conchita Martínez, y la compañía y atención de su fisio, la alemana Cathrin Junker, y su preparador físico, el argentino Santiago de Martino. ·»Nos lo hemos tomado con tranquilidad. Mañana se juega tarde, así que hemos venido tarde a entrenar, pero algo ligero para mover el cuerpo y estar en las mejores condiciones posibles», explicó Martínez a los medios españoles.

No era un día propicio hoy para dar un paseo por las calles de Melbourne ni hacer visitas turísticas por el fuerte calor y la humedad (llovió durante unos minutos sobre las 15:30 hora local). Así que Muguruza intentará distraerse en el hotel «viendo una película o una serie», como apuntó Conchita en su rueda de prensa posterior al entrenamiento.