Gisbert, Gimeno, Arantxa, Moyá, Conchita, Nadal y Garbiñe: los siete finalistas españoles

Garbiñe Muguruza se convirtió este jueves en la séptima finalista española en los 108 años de historia de los Australian Championships, primero llamados Australasian Championships, y conocidos desde 1969 como Abierto de Australia. El primer Grand Slam de cada año tendrá a una representante de la Armada en la última lucha por el título en el cuadro femenino.

Joan Gisbert fue el primero que llegó a la ronda final, justo antes del inicio de la era Open, en 1968. El catalán cayó contra el local William Bowrey por 7-5, 2-6, 9-7 y 6-4. Un año después fue el recientemente fallecido Andrés Gimeno el que intentó levantar el título, pero perdió contra otro australiano, el mítico Rod Laver, por 6-3, 6-4 y 7-5. Pasaron 25 cursos hasta que otra española, Arantxa Sánchez Vicario, alcanzó la final. En 1994 sucumbió ante Steffi Graf (6-0 y 6-2). A la temporada siguiente repitió éxito, pero volvió a caer, esta vez contra Mary Pierce (6-3 y 6-2). En 1997, Carlos Moyá, actual entrenador de Rafa Nadal, rozó la gloria, pero Pete Sampras, el mejor por aquel entonces, le frenó (6-2, 6-3 y 6-3). En la entrega de trofeos, el mallorquín soltó aquel famoso “hasta luego, Lucas”.

En 1998 Conchita Martínez tomó el relevo de Arantxa, aunque se topó con una intratable Martina Hingis (doble 6-3). Y no fue hasta 2009 cuando llegó el primer y único triunfo hasta ahora de la Armada. Lo consiguió Nadal en su primera final, la de 2009 ante Roger Federer (7-5, 3-6, 7-6 (3), 2-6 y 6-2). El suizo lloró amargamente por aquella derrota. Pensaba que nunca más volvería a ganar al balear y se equivocaba. Rafa repitió sin éxito en 2012 frente a Novak Djokovic (5-7, 6-4, 6-2, 6-7 (5) y 7-5) y en 2014 ante Stan Wawrinka (6-3, 6-2, 3-6 y 6-3). En 2017 Federer se vengó (6-4, 3-6, 6-1, 3-6 y 6-1) y en 2019 le volvió a vencer Djokovic (6-3, 6-2 y 6-3). Ahora le toca a Muguruza intentarlo contra Kenin. Será este sábado (09:30, Eurosport).