Djokovic vence a un Federer lesionado y jugará su 8ª final

El capítulo 50 de una de las más grandes rivalidades de la historia del tenis, la que mantienen Novak Djokovic y Roger Federer desde hace 14 años cuando se enfrentaron por primera vez en Montecarlo, estaba muy condicionado por el estado físico del suizo. Llegaba con dudas por las molestias en el muslo derecho que le lastraron en su partido contra Tennys Sandgren, cuando levantó siete puntos de partido para pasar a las semifinales del Open de Australia. «Respeto máximo para Roger por salir a jugar hoy, porque es evidente que estaba lesionado», dijo Djokovic después de ganar en tres sets (7-6 (1), 6-4 y 6-3 en 2h:18) al ganador de 20 Grand Slams, que no podrá sumar el 21 este año en Melbourne. El serbio jugará por octava vez la final del torneo ante Dominic Thiem o Alexander Zverev, que se enfrentarán este viernes (09:30, Eurosport). El partido por el título será el domingo a la misma hora.

Djokovic ya es el jugador que más veces ha alcanzado la última ronda del major aussie, por delante de Bromwich, Crawford y Emerson, que lo hicieron siete veces. Será la 26ª del balcánico en Grand Slams. Su victoria, además, fue la 30ª contra un top-5 en partidos del más alto nivel, más que nadie en la historia, por delante de las 29 de Federer y Nadal.

Nole y Roger dirimieron su 17º enfrentamiento en majors, 5º en Melbourne, en una condiciones de desigualdad física y eso fue determinante. El helvético llegaba muy castigado, con más de 12 horas de juego y partidos muy duros en los que estuvo a punto de perder, mientras que el camino del ídolo de Belgrado había sido más fácil y había durado casi dos horas y media menos. Federer lo sabía e intento sorprender de salida con un juego agresivo, casi suicida, que le funcionó mientras le aguantó el cuerpo. Encandiló a un público, como siempre entregado a su figura, y se puso con un esperanzador 4-1 de salida y luego un emocionante 5-2, aunque Djokovic puso las cosas en su sitio al ganar tres juegos seguidos e igualar el partido. Se llegó al desempate y ahí terminó la resistencia de Federer. Los dos siguientes sets los dominó a placer el vencedor, con un quiebre en cada uno de ellos. A ver quién le para ahora. Va a por su octavo título en Australia, el 17º de Grand Slam y de paso, a intentar recuperar el número uno, que será suyo si gana el domingo. 

Resultados del cuadro masculino del Open de Australia.