Garbiñe vuelve al top-20: «No pienso hasta dónde llegaré»

Gracias a su victoria en cuartos del Open de Australia contra la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, Garbiñe Muguruza vuelve al top-20 del ranking mundial femenino tras estar fuera de él 30 semanas y llegar al primer Grand Slam del año sin ser cabeza de serie. La española, que defendía los cuartos del año pasado, llegó al torneo como número 32 y con su pase a semifinales ha subido 12 puestos. Podría escalar ocho más si gana el título el sábado en Melbourne. Si alcanza la final será la 16ª.

«No pienso tan lejos, no me pregunto hasta donde llegaré. Pase lo que pase, está siendo un buen torneo. Espero poder sonreír más adelante, pero está siendo muy bueno», dijo Garbiñe en la rueda de prensa posterior a su triunfo. «He ido de menos a más, me tuve que recuperar y estoy muy feliz con mi evolución», expicó la tenista nacida en Venezuela, que está en su burbuja, aislada igual que cuando ganó Wimbledon en 2017. «Desde que empezó el torneo estoy concentrada en hacer todo lo posible para estar a tope. Tengo la suerte de haber estado en estas circunstancias otras veces y sé que tengo estar tranquila», reconoció. También analizó los dos últimos años de su carrera, que no fueron tan exitosos: «Decir que estuve en coma es un poco fuerte. Que no estuve tan bien como en años anteriores, eso sí lo veo. Hay momentos en los que sufres como jugadora y las cosas no van tan bien. Simplemente hay que ser paciente, aguantar y volver otra vez».

Entre las mejorías de su juego, Muguruza destaca su valentía controlada: «Estoy sabiendo elegir el momento para ser más agresiva y subir a la red”. Sobre su próxima rival Simona Halep, dice que “es muy sólida y ha jugado con mucha consistencia en estos último años». «Está claro que conozco a Halep y el partido va a ser duro, porque a estas alturas cualquiera es difícil. Ella es top y estaré preparada». Y no le importa volver a jugar el jueves, sin día de descanso: «Jugar mañana me viene perfecto, así es el calendario, y no lo veo ni bueno ni malo».

Al ser preguntada sobre la coincidencia de que Conchita Martínez, su entrenadora, fuera la última española en llegar a semifinales, Garbiñe estuvo un poco fría: “Lo sabía, pero no pienso quien fue la última chica que llegó a semifinales aquí, estoy centrada en mi juego”. Tan centrada está que cuando le preguntaron en la pista sí sabía contra quién iba a jugar las semifinales dijo que no, pese a que Halep acababa de ganar allí a Kontaveit. Sí celebró con más entusiasmo el ingreso de la aragonesa en el Salón de la Fama del Tenis: «Me enteré ayer; me emocionó y me hizo feliz que le concedieran ese honor a Conchita, se lo merece».