Correa perdona al Leganés

Ni gol ni reacción. El Atleti sigue mostrando una versión somnolienta sobre el tapete del Wanda Metropolitano, no convence, no ejecuta, e incluso sufre.

El Leganés salió mejor y pudo adelantarse de no ser por dos paradones de Jan Oblak. El esloveno, una mañana más, ha decidido ponerse la capa de héroe. Ya no es noticia.

Despertaron tímidamente los de Simeone, que tuvieron la más clara en las botas de Correa. Se quedó solo en el segundo palo el argentino, pero la mandó a las nubes. Morata, de volea, también perdonó; salvó Cuéllar.

Continúa el runrún en las gradas mientras el Atleti se atasca. Incluso se han llegado a escuchar algunos pitos en tramos puntuales. ¡Le quedan 45′ a los rojiblancos para resucitar!