Muguruza supera un partido trampa y está en 3ª ronda

Garbiñe Muguruza apretó los dientes para meterse en la tercera ronda del Open de Australia en un partido trampa que se presentaba complicado y lo fue. Tenía que jugar en el primer turno de la central, la Rod Laver Arena, sobre las 11:00, con amenaza de lluvia y contra una jugadora nativa, Alja Tomljanovic (26 años y 52ª del mundo), que llegaba en buena forma. Ante esa tesitura, la española confirmó su cambio de actitud y se sobrepuso a todo para vencer por 6-3, 3-6 y 6-3 en 2h:21. Ahora espera rival para el sábado: la ucraniana Svitolina o la estadounidense Davis.

A Garbiñe se le escapó el primer juego por pequeños detalles, entre ellos que no pudo jugar casi con primeros servicios. Tomljanovic consolidó su quiebre, pero no se le veía con armas suficientes para desbordar a la española, que presionó en cada saque de su rival. Así recuperó la desventaja en el cuarto juego y a partir de ahí fue superior hasta apuntarse el primer set después de salvar dos puntos de break con 4-2. Cerró el parcial con 12 winners y otros tantos errores no forzados.

La sensación estabilidad y control no abandonó a Muguruza en el inicio de la segunda manga, aunque tuvo que levantar un 15-40 en si segundo turno de saque después de haber desperdiciado ella una oportunidad de rotura. Seria y centrada, la ex número uno del mundo apretó de nuevo al resto ante una Tomljanovic que empezó a jugar con más agresividad para intentar evitar la derrota. Sin embargo, el partido cambió. Con los ánimos desde la grada de su novio, el tenista italiano Matteo Berrettini, Alja se vino arriba, dio un paso al frente y logró su segundo quiebre para ponerse con 4-2. Garbiñe se desinfló un poco y el partido se fue a una tercera manga. 

Segura al servicio, la caraqueña necesitaba algo más para derribar a la jugadora local. Cambió direcciones para debilitar a su oponente a la espera de que llegara su momento. Tenía que tratar de no desesperarse ante la notable capacidad defensiva de Tomljanovic porque, de hecho, llevaba la iniciativa. Una volea de mal gusto de la aussie que se marchó fuera le dio a Muguruza el tercer quiebre del duelo para un 3-1 esperanzador. Aunque su alegría duró poco porque perdió su saque inmediatamente y pudo ser peor de no haber sido por el exceso de ímpetu de su rival. Con 15-30 para Garbiñe en el octavo juego, el encuentro se detuvo para cubrir la pista por la lluvia. El juego continuó enseguida y la española golpeó de nuevo para colocarse con 5-3 y servicio para ganar. El primer punto de partido no lo aprovechó; sí el segundo. Lo celebró con una media sonrisa que dejó entrever la tensión vivida en un tipo de duelo que en su peor momento seguramente hubiera perdido. Algo ha cambiado. Mención aparte merece su desempeño cerca de la red: este jueves, 24 puntos en 28 subidas. Valiente.

«La clave fue no perder la paciencia»

«Ha sido una batalla dura, luchamos hasta el final y ella jugó muy bien igualó mi juego para pelear hasta el último momento. Estoy emocionada de trabajar con Conchita, la conozco desde los 14, tenemos complicidad y estoy contenta de tenerla a mi lado. He tenido que mantenerme agresiva en mi juego y no perder la paciencia en un partido complicado por la rival, la lluvia, el cierre del techo…».

Resultados del cuadro femenino del Open de Australia.