«Los ególatras no tienen éxito a largo plazo en la Fórmula 1»

Conviven en el paddock diferentes estilos de liderazgo al frente de las diez escuderías de la Fórmula 1. De la claridad de Andreas Seidl, en McLaren, a la tranquilidad de Mattia Binotto, en Ferrari. Christian Horner es un jefe más político al frente de Red Bull, mientras Cyril Abiteboul opta por unas maneras más pasionales en Renault. ¿Y Mercedes? Toto Wolff, que probablemente es la figura más importante que ha pisado el ‘Gran Circo’ en la última década dejando al margen los pilotos.

En una extensa entrevista con la revista ‘F1 Racing’ comenta sus impresiones sobre cómo debe comportarse el líder de una organización con miles de trabajadores y decenas de nacionalidades. El austriaco habla sobre los egos: «Cualquiera tiene cierto ego, pero necesitas ser capaz de dejarlo atrás. Los ególatras nunca tendrán éxito de forma sostenible, a largo plazo. Me gusta una frase que lo resume muy bien: el liderazgo no va sobre ti, sino sobre ellos».

«Intento recordármelo cada día, pero también tengo suerte de que mi entorno privado personal y profesional me lo recuerda frecuentemente. Y si eso no sucede en la oficina, cuando llego a casa es Susie (su mujer) quien me pone los pies en el suelo con frecuencia», amplía Wolff. Y sobre los egos en la otra esfera, la de los pilotos: «En el pasado era peor. Debes aceptar que tienen objetivos y que en ocasiones los suyos difieren de los del equipo, y ser capaz de aproximarte a esas diferencias con curiosidad en lugar de combatividad».

Toto Wolff ha sido señalado en ocasiones como uno de los futuribles para sustituir a Chase Carey al frente de la Fórmula 1. Él no suele pronunciarse al respecto, de hecho hasta Lewis Hamilton indicó que no sería lo más apropiado por sus estrechos vínculos con un fabricante, Mercedes, a la hora de representar a toda la parrilla. En cualquier caso, no cabe duda, este expiloto austriaco de 48 años no necesita ese cargo para ser considerado uno de los peces gordos del paddock.