Leclerc enfada a Ferrari

«Primer día de paracaidismo hoy. Qué experiencia tan increíble. Saltar sólo es lo siguiente en la lista». Este fue el mensaje que Charles Leclerc escribió en su cuenta de ‘Instagram’ el pasado 2 de diciembre tras saltar en paracaídas apenas un día después de haber finalizado el Mundial de Fórmula 1 2019 en el circuito de Yas Marina.

Una técnica, que 51 días después, hemos descubierto que no gustó nada en Maranello. ¿El motivo? Leclerc no pidió permiso a la Scuderia antes de realizar este deporte de riesgo en Dubai, algo que provocó un severo enfado al norte de Italia, ya que la probabilidad de haber sufrido un percance y no poder participar en la pretemporada fue muy elevado.

«Normalmente deberías pedir permiso y yo lo hago. No lo pedí para hacer paracaidisimo, porque me dije a mí mismo de que en caso de que no fuese bien, no estaría aquí para que me echaran la bronca. Así que sí, lo hice, y se enfadaron un poco. Al fin y al cabo, no lo haré por segunda vez. Fue impresionante. Pero es algo para hacer una sola vez», ha declarado el joven monegasco en el ‘Autosport International Show’.

Cabe recordar que el Cavallino Rampante anunció este martes que el próximo 11 de febrero a las 18:30 horas en el teatro Valli de Reggio Emilia desvelarán el ‘Proyecto 671′ para intentar poner punto y final a la hegemonía de Mercedes en la ‘era híbrida’, un monoplaza que tendrá una nueva filosofía aerodinámica para aumentar su velocidad en las curvas y concepto de unidad de potencia para seguir siendo la referencia del campeonato en este apartado.