Australia: razones para trasnochar

Mientras la borrasca Gloria golpea y nos metemos bajo la manta, llega Australia con su calor, color y fiesta en las gradas y hay que armarse de razones para trasnochar. Pero harán falta pocos cafés. Nadal puede coger a Federer en ese esprint que ha iniciado por ser el mejor de la historia (manda en el cara a cara por 24-16, ojo). Rafa también puede convertirse en el tercer hombre, tras Rod Laver y Roy Emerson (¡en pie!), en ganar dos veces los cuatro grandes. Djokovic aspira a aumentar a ocho su récord en Melbourne. Y a bajar a Nadal de la cima del ranking. Otros, a romper la tiranía de un Big Three que no deja migajas: 12 ‘majors’ seguidos, el último en romper su hegemonía fue Wawrinka en el US Open 2016. ¿Valientes?

Tsitsipas (21 años) ya se graduó como maestro en Londres y no le teme a nadie. Zverev (22), que no gana para raquetas, intenta enderezar su rumbo. Thiem aspira a dar el saltito definitivo. Medvedev es un kamikaze y Rublev llega con inercia. Bautista, liberado y desatado, no perdió ningún partido en la ATP Cup. Kyrgios es la esperanza de un país tocado en su orgullo, y de él se espera todo (sobre todo lo peor). Y Canadá tiene dos perlas en Shapovalov y Auger-Aliassime.

Serena Williams seguirá persiguiendo la eternidad. Muguruza, volver a ganarse el respeto. Carla Suárez y su maravilloso revés a una mano se nos empiezan a ir. Seguirá soplando el ciclón Coco Gauff (15 años). Ashleigh Barty, número uno en su tierra, intentará hacer que el país se olvide de los incendios… Muchas razones para vencer al sueño.