Agüero tenía razón: los argentinos lo van a extrañar cuando ya no sea futbolista profesional

El delantero ‘albiceleste’ rompió el récord de Thierry Henry en la Premier League y se convirtió en el extranjero con más goles en esa competición. Con un sinfín de conquistas que evidenciaron su talento y varios laureles que lo avalan, en su país natal lo cuestionan por no haber logrado un título con la selección nacional. Insólito.

Cuestionar a Lionel Messi es incomprensible. Y déjenme decirles que hablar incongruencias de Sergio Agüero también lo es. Es que el ‘Kun’ se encarga semana tras semana de inflar redes en la Premier League y brillar con la camiseta de Manchester City. ¿Que en Argentina no ganó nada? ¿Que le falta un título con la ‘albiceleste’? ¿En serio?

[embedded content]

¿Se olvidan que la selección no tiene un rumbo fijo desde la partida de Gerardo Martino? Oh, casualidad: con el ‘Tata’ se llegó a dos finales y se mereció ganar. Con Alejandro Sabella lo mismo, y en un Mundial. En las tres disputas estuvo Agüero. ¿Errático o falto de sintonía? Puede ser, pero estuvo. Y ayudó a llegar a esas definiciones.

El equipo es un todo y un solo futbolista no puede hacer el trabajo del resto. No lo hace Messi, mucho menos el ‘Kun’. Y en el City todo queda reflejado: un buen mecanismo hace que Agüero sea el faro de ataque y se convierta en el arma letal con la que los de Pep Guardiola pelean temporada tras temporada en los primeros puestos.

Con 177 goles, Sergio se ha convertido en el goleador extranjero más exitoso de toda la historia en la Premier League. Agüero es una realidad, tan cierta como la que dijo años atrás y todos los argentinos se rieron de ella.

Sergio AgueroSergio Aguero
Sergio Aguero

«Cuando no estemos, nos van a extrañar», soltó el ‘Kun’, generando la risa de los lectores que no comprendieron las palabras de este excepcional atacante. Ahora sabemos a qué se refiere: su técnica y su hidalguía no durarán toda la vida. Y su entrega incondicional hacia la selección nacional de fútbol, tampoco. Algún día no estará. Y lo echaremos de menos, claro.