El plan de Mick Schumacher para llegar a la Fórmula 1

Mientras todo lo que concierne al expiloto permanece guardado bajo llave, el clan Schumacher vuelve a estar muy presente en el paddock de la Fórmula 1 para acompañar Mick Schumacher, el hijo menor de Michael. Sabine Kehm, histórica mánager y jefa de prensa del campeón de Hermuelheim, se ha hecho cargo personalmente de la carrera del joven Mick, de 20 años, y su madre, Corinna, también suele acudir a los circuitos en los fines de semana de carreras. De hecho, siguió desde el mismo garaje el primer test oficial del alemán con un F1, en Bahréin a los mandos del Ferrari SF90 y bajo la supervisión de los jefes de Maranello.

Mick debutó este año en la Fórmula 2, competición adosada al Gran Circo, con una victoria en Hungaroring y un 12º puesto en la general. Es piloto de la academia de Ferrari y sigue una progresión correcta, aunque no es excesivamente precoz: fue subcampeón de la F4 italiana y alemana en 2016, y pasó desapercibido como rookie en la Fórmula 3. En su segundo año, 2018, llegó al verano sin haber ganado una sola carrera, pero empezó de golpe a encadenar triunfos hasta proclamarse campeón. Aquel título de F3 le deja a muy pocos puntos de lograr la súper licencia FIA necesaria para llegar a la F1, le bastaría con un top-10 en la F2 durante 2020 y está en una escudería puntera, Prema.

¿Puede llegar a la F1? Hay muchas personas muy importantes poniendo todo de su parte para que así sea. Pocos jóvenes han hecho más kilómetros al volante de un F1 como este alemán, habitual de las tantas privadas en Fiorano con los Ferrari del pasado. Además, la Scuderia guarda un asiento para él en Alfa Romeo Sauber. Si su 2020 en F2 es satisfactorio, el ascenso soñado puede llegar en 2021, porque Raikkonen y Giovinazzi acaban su contrato y es complicado que ambos continúen.

Aunque tal afirmación no saldrá de la boca de Mick Schumacher, respetuoso y comedido hasta parecer tímido, y su entorno no dará un paso sin haber asegurado el anterior. En varios encuentros con Prensa durante este año, con AS presente, el heredero de Schumacher deja claro quién le ha enseñado esa clase de comportamientos y actitudes: «Mi padre es parte de mí. Soy hijo de mi padre y soy muy feliz así. Siempre ha habido mucha gente a mi alrededor para ayudarme, pero no sería la persona que soy si no fuera por mi padre».